article-thumb
   

Guardia Nacional, los uniformados con insignia criminal para azotar en protestas (+Fotos)

Lysaura Fuentes | 22 junio, 2017

Caracas, 22 de junio.-  La tarde del lunes un grupo de personas caminaba apresuradamente, como huyendo de algo, más bien corrían. Se habían escuchado varias detonaciones y una humareda blanca cegaba la vista y producía asfixia. Ya sabían lo que estaba pasando, pero trataban de que no los alcanzara. Se observaba la bandera tricolor, se escuchaban consignas y gritos desaforados pidiendo libertad.

Algunos que estaban asfixiados por la humareda huyeron por la avenida Orinoco de Las Mercedes otros siguieron en resistencia en el Centro Venezolano Americano (CVA), situado en la misma zona, para continuar el llamado de la oposición nombrado “Todos a Caracas”. Aquellos uniformados de verde, con arma en mano y equipos antimotines rondaban y acechaban por los alrededores, como buscando una presa, un objetivo, a quien dominar.

Los incautos que salían de sus trabajos, de sus clases, de sus labores varias o de su vivienda fueron algunos sometidos al lado amargo de la impudicia y de la impunidad, con rostro de Guardia Nacional (GN). Seis efectivos a bordo de motos se aprovechaban del efecto que generaban las bombas lacrimógenas en los transeúntes para aplicar su autoridad y apropiarse de lo ajeno.

Mujeres y hombres fueron despojados de sus pertenencias, mientras unos los sometían, otros aprovechaban para llevarse teléfonos, dinero en efectivo u otros y luego se repartían el botín. Estaban desaforados llegaron hasta un puesto de perros calientes de Las Mercedes y se apropiaron de las pertenencias de las personas que consumían en el lugar. Sin pudor, ni una pizca de remordimiento, valiéndose del casco y máscaras antigases que cubrían sus rostros.

Esta situación es verdadera y la realidad que se registra en las diferentes movilizaciones opositoras efectuadas en Caracas. Las denuncias son numerosas, algunas sin revelar por miedo a represalias. Los robos son principalmente de bolsos, teléfonos, entre otros.

El 30 de mayo diferentes dirigentes políticos y testigos dieron a conocer que más de seis personas fueron robadas por efectivos durante una manifestación en El Rosal, entre ellas transeúntes y periodistas. Hasta recomendaron a las personas no llevar este tipo de artículos u objetos para evitar ser víctimas de los uniformados.

Foto: EFE

Hasta ahora no existe una cifra exacta de los robos cometidos por algunos GN o demás cuerpos de seguridad contra transeúntes o manifestantes, pero varios de estos hechos han sido registrados en videos y fotos como denunciaron el pasado 5 de junio cuando los uniformados se aprovecharon del “Gran Plantón” para robar celulares, motos, cascos, zapatos entre otras pertenencias.

En ese oportunidad un vendedor denunció que fue robado por militares mientras se encontraba vendiendo agua en la manifestación de la autopista Francisco Fajardo. A otra persona que transitaba por la zona los funcionarios le robaron su bolso, celular y casco. Además un ciudadano extranjero, residenciado en Venezuela, denunció que en el Centro Ciudad  Comercial Tamanaco la guardia le robó su moto.

Foto: EFE

La prensa, los apaleados por la guardia

El Instituto de prensa y sociedad de Venezuela (IPYS) registró que entre el 28 de marzo y el 1° de junio se presentaron 30 robos por parte de funcionarios contra periodistas, reporteros gráficos y camarógrafos que cubrían las protestas capitalinas.

Los venezolanos repudiaron contundentemente el accionar de efectivos de la GN contra el reportero gráfico del medio Crónica Uno, Francisco Bruzco. Los uniformados en grupos cercaron al comunicador social, lo sometieron y le robaron su instrumento de trabajo, la cámara fotográfica. Unas imágenes que recorrieron el mundo.

El pasado 5 de junio denunciaron que militares le robaron el teléfono celular al periodista de Runrunes, Francisco Zambrano, durante la cobertura de un “plantón” en el distribuidor Altamira. Al igual que el 31 de marzo los periodistas de Globovisión y el canal por internet VivoPlay fueron víctimas del hampa uniformada, como a los periodistas de Efecto Cocuyo y Caraota Digital.

Foto: Cortesía

“Son algunos delincuentes que se lanzan a la calles”

El criminalista Javier Gorriño consideró que la actuación de algunos efectivos militares y demás funcionarios en las protestas es “muy grave”. “No van a hacer actos de orden público sino delictivos, son delincuentes”, aseveró.

El experto consideró que para que cesen estos actos impunes contra los manifestantes y periodistas en las protestas los “superiores de estos guardias deben ubicar a los que son vistos en robo, aplicarles sanción administrativa laboral y colocarlos a la orden de los tribunales, porqué eso es un delito, la victima debe denunciarlo, pero a veces es difícil para la victima poder reconocer a su agresor porque algunos están cubiertos”.

Luis Godoy, comisario y exjefe de la División de Homicidios de la antigua Policía Técnica Judicial (PTJ), que ahora es conocida como Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc), concordó con lo enunciado por Gorriño y afirmó “los organismos militares y policías tienen toda la potestad de sancionar a estos militares, administrativa y penal ponerlos a la orden del MP y del Cicpc y hay que obligar a la víctima a que denuncie. ¿Y para qué sancionarlos?, para que otros que quieran cometer robos se den cuenta de que si lo hago voy a ser sancionado”.

Godoy aseveró que los principales responsables de que los guardias y policías sigan cometiendo robos libremente, son los jefes de los organismos de seguridad. “Da lástima ver a estos funcionarios que pertenecen a la GN y que roben. Los responsables de que estos guardias sigan cometiendo estos hechos son los jefes de los organismos policiales porque no han tomado cartas en el asunto”, destacó el comisario. Por último, el abogado y defensor de los derechos humanos, Yoel García, informó que la pena que acarrea el delito de robo es de entre seis a 12 años, dependiendo de los cargos que les imputen.

Comentarios

comentarios