Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

Internacionales

Guyana responde al acuerdo de la AN: "La enardecida resolución tiene graves errores fácticos"

Caracas, 19 de marzo.- El gobierno de Guyana repudió el acuerdo que aprobara el pasado 15 de marzo la Comisión de  de Energía y Petróleo de la Asamblea Nacional (AN), en el que rechazó las operaciones petroleras en la zona de reclamación del Esequibo por parte del país vecino.

En ese sentido, el comunicado precisa que "la enardecida resolución contiene graves errores fácticos y legales" y asevera que "las partes tienen hasta finales de 2017 para hacer progresos significativos para llegar a una resolución final de la controversia, en la que el Secretario General remitirá la cuestión a la Corte Internacional de Justicia".

Asimismo, agrega que  "se niega categóricamente" a renunciar a cualquiera de los derechos soberanos a los que tiene derecho en virtud del derecho internacional, reseñó La Patilla.

A continuación el comunicado:

“DECLARACIÓN DE PRENSA DEL GOBIERNO DE GUYANA SOBRE EL “ACUERDO APROBADO PARA RECHAZAR OPERACIONES PETROLERAS EN EL ESEQUIBO” DE LA COMISIÓN DE ENERGÍA Y PETRÓLEO DE LA ASAMBLEA NACIONAL DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA”

Se ha llamado a la atención del Gobierno de Guyana a través de un reportaje en el periódico venezolano El Nacional del 15 de marzo de 2017 que una resolución de la Comisión de Energía y Petróleo de la Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela titulada “Acuerdo Aprobado de Rechazo a las Operaciones Petroleras en el Esequibo” donde se ha pedido el cese inmediato de las actividades de exploración y explotación de petróleo en alta mar en curso bajo la licencia de Guyana en el bloque de concesión Stabroek dentro de la Zona Económica Exclusiva marítima de Guyana de conformidad con el derecho internacional. En la medida en que el Gobierno de Guyana es consciente, el Gobierno de Venezuela no ha aprobado ni ha respaldado la resolución, en cuyo caso el Gobierno de Guyana respondería según corresponda.

La enardecida resolución contiene graves errores fácticos y legales. En primer lugar, sugiere erróneamente que las actividades costa afuera en aguas de Guyana han comenzado “recientemente”, mientras que la licencia del Stabroek fue concedida en 1999 y la exploración comenzó el año siguiente en 2000, hace 17 años. En segundo lugar, sugiere erróneamente que a Guyana se le prohíbe desarrollar sus recursos en esta esfera debido al artículo V del Acuerdo de Ginebra de 1966. Pero nada en los términos de esa disposición indica que las partes no pueden ejercer jurisdicción sobre sus territorios soberanos. De lo contrario, significaría que durante los últimos cincuenta años Guyana no tenía derecho a desarrollar el 70% de su territorio, lo mismo ocurre con el desarrollo de Venezuela en la región del Orinoco y la zona marítima adyacente que, como el Esequibo, fue objeto del Laudo Arbitral de 1899. No hace falta decir que tal argumento es un absurdo manifiesto.

Esta postura política llega en un momento lamentable cuando el Secretario General de la ONU nombró al Embajador Dag Nylander como su Representante Personal para proporcionar a Guyana y Venezuela una última oportunidad de recurrir al proceso de Buenos Oficios para resolver la controversia surgida de la afirmación de Venezuela de que la La Sentencia Arbitral de 1899 que delimita la frontera terrestre entre Guyana y Venezuela es “nula e inválida”.

Las partes tienen hasta finales de 2017 para hacer progresos significativos para llegar a una resolución final de la controversia, en la que el Secretario General remitirá la cuestión a la Corte Internacional de Justicia. Guyana está totalmente comprometida con la búsqueda de una resolución completa y definitiva de la controversia bajo el proceso de Buenos Oficios en el tiempo limitado que queda. Tales provocaciones deliberadas y absurdas exigen que Guyana detenga todas las actividades de desarrollo, especialmente cuando durante más de cincuenta años Venezuela ha intimidado a Guyana y obstruido una resolución de la controversia de acuerdo con el derecho internacional, y sólo sirven para socavar esta última oportunidad para las partes de una vez y para poner fin a este asunto por un acuerdo, a falta de lo cual la adjudicación será el único medio de solución que queda.

Guyana sigue comprometida con las relaciones amistosas y de buena vecindad con el Gobierno y el pueblo de Venezuela, pero se niega categóricamente a renunciar a cualquiera de los derechos soberanos a los que tiene derecho en virtud del derecho internacional, en particular el quincuagésimo primer aniversario de su independencia desde el dominio colonial, como un nuevo período de prosperidad que espera su pueblo.

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

Ministerio de Relaciones Exteriores
17 de marzo de 2017



Artículos relacionados

La Lupa

La prestigiosa escritora Anne Applebaum escribió en The Atlantic un artículo sobre los nuevos autoritarismos que tituló “Autocrats Inc”. La tesis central del texto...

La Lupa

Como dice el refrán, todo depende con el cristal conque se mire. El vaso medio lleno o medio vacío. Los resultados de las elecciones...

La Lupa

A Paulina Gamus, luchadora por la democracia y contra el totalitarismo

La Lupa

Matrimonio y mortaja del cielo bajan. Réquiem por la inútil abstención. Réquiem por la inútil fantasía del interinato. Réquiem por Monómeros. Réquiem por bastiones...