article-thumb
   

Hablan los deportados: Dijeron que iban a hacer un censo y nos requisaron como delincuentes

Christhian Colina

Christhian Colina.- Desde la noche del viernes, cuando el presidente Nicolás Maduro decretó el estado de excepción en seis municipios del estado Táchira, las denuncias de excesos policiales en cuanto a los allanamientos y posterior deportación de cerca de un centenar de colombianos forman parte de la acontecida situación binacional.

Cecilia Surmay, natural del Departamento del Cesar, aseguró que a las seis de la mañana del sábado decenas de hombres armados  llegaron hasta su vivienda en la invasión Ezequiel Zamora, en el municipio de San Antonio  del Táchira, lugar en el que destruyeron sus pertenencias y sin mediar palabras la expulsaron de la vivienda solamente con la ropa que vestía. “Primero dijeron a los vecinos que iban a hacer un censo, y luego nos requisaron como si fuéramos delincuentes

Luego que la sacaron de su vivienda la trasladaron en buses hacia una estación de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) donde los retuvieron por varias horas antes de traerlos a Colombia. Surmay con diez años de residencia en Venezuela, se encontraba la mañana de este lunes en el Centro de Migraciones de Cúcuta.

No respetan los derechos de nadie y están demoliendo las casas con todo lo que hay adentro”, dijo Cristina Sierra, de 33 años, a quien le tumbaron su vivienda en el barrio Mi Pequeña Barinas, en San Antonio.

Por su parte, Mary Contreras, con 30 años de residencia en San Antonio del Táchira se encontraba realizando unas compras, cuando de forma intempestiva fue abordada por la GNB y deportada a su país natal. Señala que dejó en Venezuela a su mama y a su hijo de 16 años, quienes se encuentran escondidos para no ser deportados.

Todo lo tenemos allá. Acá en Colombia no tenemos nada”, dijo Contreras. Y Carlos Coral, también deportado, agrega que quedó separado de su esposa y sus dos hijos, quienes son venezolanos.

Con información del Tiempo de Colombia 

Comentarios

comentarios