article-thumb
   

Hacinamiento y tratos crueles: El común denominador en cárceles militares del país

El Cooperante | 7 febrero, 2018

Caracas, 7 de febrero.- Alrededor de 3.400 personas están recluidas calabozos de la Fuerza Armada Nacional en todo el país, lugares donde reina el hacinamiento y tratos crueles.

Lea también: “Cuarto de locos” y tortura con tachuelas: Así se sobrevive en celdas de la Dgcim

Según un informe de la ONG Una Ventana a la Libertad reseñado por El Nacional, en la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) es costumbre que los custodios le digan a los reclusos: “Bienvenido al infierno; aquí no leerás ni la Biblia. Aquí la ley es letra muerta”.





Allí, son capaces de encerrar a la gente en un cuarto con paredes acolchadas con dimensiones de 2 x 2 metros. El tiempo puede durar desde dos semanas hasta un mes. En la cárcel militar de Ramo Verde, estado Miranda, los maltratos también son constantes. En el texto se señala que la jerarquía militar imparte castigos desde el aislamiento hasta privaciones de alimentos o líquidos, lo que ocasiona pérdida de peso en los presos.

Los militares dan golpizas en habitaciones e imposibilitan defecar en los baños, además de robar pertenencias de los reclusos durante presuntas requisas sin ninguna supervisión. Ese sistema se realiza por la carencia de personal de vigilancia. Según el informe, “seleccionan al preso con más tiempo en el centro de detención, el que tenga más asimiladas las normas del lugar le piden que informe a las autoridades castrenses, a cambio de favores y beneficios, acerca de cualquier disidencia o comentario”.


El Centro para Procesados Militares de Oriente, conocido como La Pica, en Monagas, posee una celda oscura, en la sección A, de cuatro metros cuadrados donde se ejecutan castigos de aislamiento hasta por 15 días. El periodista Javier Mayorca señaló que a veces encierran a 4 personas en el mismo calabozo, en el que carecen de espacio suficiente para moverse e incluso para dormir.

 

Comentarios

comentarios