Connect with us

Destacados

Hallan tres cadáveres en una trocha entre Colombia y Venezuela

Según declaraciones de los familiares, los hombres tenían al menos 5 años trabajando en las trochas como maleteros. Presuntamente en la zona hay dos bandas que se disputan el control del negocio para extorsionar a los migrantes

Publicado

/

Caracas.- Tres cuerpos sin vida fueron hallados en la madrugada del 26 de enero en una trocha entre Colombia y Venezuela, presuntamente se trata de "maleteros" que cobran a los migrantes por ayudarlos con el traslado de sus pertenencias.

Lea también: Reportan incendio de dos talleres mecánicos en Antímano

Los cadáveres fueron encontrados por las autoridades colombianas en La Isla, una trocha que se encuentra ubicada entre Colombia y Venezuela.

Por su parte el brigadier general Oscar Moreno, comandante de la Policía Metropolitana de Cúcuta, informó que los cuerpos estaban del lado venezolano.

“En horas de la madrugada del miércoles 26 de enero unos ciudadanos se acercaron a una de nuestras unidades policiales. Y nos daban a conocer que había tres cuerpos, en la línea de frontera, al lado venezolano”, dijo el oficial

Las autoridades custodiaron la zona hasta que llegaron los oficiales forenses para hacer el levantamiento de los cadáveres. A los hombres los asesinaron con un solo disparo en la cabeza.

Advertisement

Asimismo, el oficial dijo que se hizo la verificación de los cadáveres. Agregó que ya las actuaciones judiciales se están coordinando con la Policía de Cúcuta y los fiscales para adelantar las investigaciones.

De igual forma, el medio colombiano La Opinión reseñó que dos de los ciudadanos quedaron identificados como Nicolás Antonio Machado Seijas y Rodolfo Llano Solanda; otro hombre sigue sin ser identificado.

Según fuentes a las que tuvo acceso el diario colombiano, dos bandas se disputan el control de la zona y el cobro de extorsiones.

El familiar de una de las víctimas aseguró que tenía aproximadamente cinco años trabajando como maletero, transportando mercancía de un país a otro y, pese a que conocía los peligros, necesitaba dinero para sustentar a su familia, que vive en Ureña.



Advertisement

Tendencias