article-thumb
   

Fue asesinada por su vigilante y arrojada a un tanque de agua en residencias de Santa Fe

Lysaura Fuentes | 20 septiembre, 2019

Caracas/Foto Portada: Lysaura Fuentes.- La extraña desaparición de una mujer de 76 años identificada como Ana Mirella Amorer Reyes, alarmó a los vecinos de las residencias Parque Santa Fe, situada en Santa Fe, Miranda, por ello iniciaron una búsqueda que terminó cuando hallaron su cadáver este jueves dentro de un tanque de agua.

Lea también: Le desfiguraron el rostro a machetazos en plena calle de La Vega

Alrededor de las 05:15 de la tarde del martes 17 de septiembre Ana Mirella desapareció cuando se encontraba en las residencias Parque Santa Fe, donde vivía desde hace 39 años.





Al día siguiente los vecinos alarmados por la desaparición de la víctima denunciaron el hecho en la sede de Polibaruta.

Foto: Lysaura Fuentes
Foto: Lysaura Fuentes

Los funcionarios de Polibaruta, junto con vecinos, uniformados de la División contra Extorsión y Secuestro y la División de Víctimas Especiales del Cicpc comenzaron la búsqueda de la septuagenaria.

En un principio pensaron que se trataba de un secuestro, debido a que el vehículo de la víctima, un Honda Civic plateado, no había sido encontrado, pero esta hipótesis fue descartada debido a que los familiares de Ana no recibieron ninguna llamada de rescate.





Los funcionarios de la División de Investigaciones de Polibaruta en medio de la búsqueda, dentro de las residencias, encontraron en un cuarto de una bomba de agua de la edificación varias pertenencias de la víctima, entre ellas su cartera y teléfono.

Este jueves alrededor de las 12:00 del mediodía continuaron con las averiguaciones y en medio de la búsqueda encontraron sangre en el área del tanque de agua de la edificación, por lo que decidieron abrirlo, llegaron funcionarios de Protección Civil para prestar apoyo, y encontraron el cadáver de la víctima en el fondo del tanque.

El cadáver de Ana Mirella presentaba un golpe en la cabeza y fue trasladado hasta la morgue de Bello Monte para realizarle la autopsia.

El sospechoso

El día en el que desapareció Ana Mirella también se desconocía del paradero de un vigilante identificado como Juan Carlos Serrano, de 24 años, quien fue captado por las cámaras de seguridad, alrededor de las 5:55 de la tarde de ese día, saliendo de las residencias a bordo del vehículo de la víctima.

Se logró conocer que el vigilante tenía alrededor de dos semanas trabajando en las residencias y es oriundo de Rio Chico, Miranda.

Foto: Lysaura Fuentes
Foto: Lysaura Fuentes

El director de Seguridad Ciudadana de Baruta, Manuel Tangir, manifestó en una rueda de prensa que es importante tener un “control estricto de las personas que van a laborar como vigilantes, esto es muy lamentable, triste, que consterna a la comunidad”.

Por su parte, los vecinos de la edificación se manifestaron conmocionados por lo ocurrido. “esto es terrible, conmovedor, que ser humano ha surgido, porque hemos dejado de ser seres humanos, eres un monstruo cuando matas a alguien. Era una buena vecina, hacia vida en nuestra parroquia, del grupo de oración, esto conmueve, ella daba desayuno, almuerzo y cena a algunos vecinos”, dijo a El Cooperante una residente del lugar, quien prefirió no identificarse.

Comentarios

comentarios