article-thumb
   

Hampones portan armas de guerra para aplicar su ley

Admin

Darvinson Rojas.- Las armas de fuego era lo que utilizaba la delincuencia para amenazar de muerto a la ciudadanía y cometer sus delitos. Cuando eran descubiertos las usaban para enfrentarse a la policía al intentar huir y dejar sus delitos impunes. Los tiempos han cambiado  y ahora el uso de armas de alto calibre es común en homicidios o en ataques a cuerpos de seguridad.

Lo más grave de estos casos es cuando hay funcionarios policiales vinculados al uso de armas de guerra. El viernes 27 de marzo, 11 policías de Charallave, en el estado Miranda, fueron capturados en una alcabala que habían montado. Tenían un fusil AR-15, una subametralladora, modelo M-P5, y sus pistolas de reglamento.

Dos días antes, habitantes del sector Rangel de Ocumare del Tuy hallaron los cuerpos sin vida de dos hombres identificados como Omar Sanoja Reina, de 28 años y Ronald González Villalta, de 25 años.

Ambos cadáveres estaban al lado de un vehículo rústico en el que se desplazaban y presentaron heridas de bala producidas por fusil AR-15 y FAL calibre 165. Ambos fueron ultimados en un presunto ajuste de cuentas.

Otra denuncia sobre el uso de este tipo de armas proviene de otra zona de los Valles del Tuy. Vecinos de San Bernardo, en Ocumare del Tuy, señalaron que deben dormir en el piso cuando hay balaceras porque los enfrentamientos armados son con fusiles, cuyas balas traspasan las paredes de sus humildes viviendas de láminas de zinc.

Comentarios

comentarios