article-thumb
   

¿Hasta dónde está dispuesto Maduro a llegar para quedarse en el poder?

Danny Leguízamo | 12 diciembre, 2018

Caracas.- Hemos reiterado en El Cooperante que la cúpula del chavo-madurismo va muy en serio. Que no están en la búsqueda de negociación alguna para ceder espacios ni para rectificaciones de ninguna índole. Y que mientras esto ocurre, la oposición ha preferido sumergirse en una estúpida pelea que en lugar de apagar el fuego, le añade gasolina a la llanura que comenzó a encenderse desde el primer intento de golpe y magnicidio contra el presidente Carlos Andrés Pérez. De 1999 en adelante, el comunismo cubano invadió al país. Asesoró a Hugo Chávez y ahora hace lo propio con Nicolás Maduro. Y el comunismo cubano tiene más de medio siglo en el poder. ¿Hasta dónde está dispuesto Maduro a llegar para quedarse en el Palacio de Miraflores?

Le puede interesar: La estrategia de Maduro para implantar de manera definitiva el comunismo en Venezuela

Una nota de El Nuevo País titulada “Rafael Poleo: Venezuela es firme enclave de Rusia y el fundamentalismo islámico”, a la que puede acceder haciendo click aquí, señala, citando a Enrique Aristeguieta, que “A Maduro no le importa crear un conflicto internacional de grandes proporciones, para mantenerse donde le han ordenado desde La Habana”.

En este punto coinciden no solamente Rafael Poleo y Enrique Aristeguieta Gramcko, sino también diversos analistas políticos y encuestadores de reconocida trayectoria internacional. El comunismo es un plan para Venezuela. Y Rusia, como alega Poleo, patrocina a Venezuela por un asunto de geopolítica. Cuba es lo ideológico. La infiltración de los militares de allá en las Fuerzas Armadas de aquí. El programa. El discurso. El asesoramiento. Y Rusia es el poder detrás del poder. La diáspora, el empobrecimiento deliberado, la tergiversación de la historia y la división del adversario, son los cuatro factores que operan en la práctica dentro del país para que el sistema comunista termine de ser implantado.

De allí que en Venezuela urgen acciones inmediatas por parte de la oposición, antes que siga siendo demasiado tarde. Una iniciativa de al menos 65 diputados de la legítima Asamblea Nacional ha salido a la luz este miércoles. Proponen diputados de AD, VP, UNT  e independientes, “la legítima protesta, la unidad y la transición a la democracia”. 


Del documento, se desprende que la protesta se enfocará en lo social, sin regresar a los enfrentamientos del 2017 que dejaron centenares de presos, miles de heridos y 130 muertos. Unidad a lo interno, porque la oposición política dividida, es el mayor activo del régimen, incluso más allá de la asesoría cubana y el factor ruso. Y la transición a la democracia. La transición es la desembocadura lógica de la unidad de principios y acciones, y de la reconexión con la base opositora, que hace rato se divorció de la dirigencia. ¿O alguien pensó que invocando guerras, invasiones que nunca llegarán y oraciones que se repiten como mantra en Twitter puede salir del poder un comunista como Nicolás Maduro?

Comentarios

comentarios