article-thumb
   

Hasta las mascotas pasan “las de Caín” para poder salir de Venezuela

El Cooperante | 17 marzo, 2018

Caracas, 18 de marzo.- No se puede tapar el sol con un dedo. La huida prácticamente en estampida de venezolanos, producto de la situación país, es un hecho real y, en medio de las emigraciones, las personas se ven forzadas a dejar mucho atrás, incluyendo a sus mascotas. Así lo reseña El Nacional.

Lea también: ¡Puro lomito! Lluvia de estrellas criollas asistió al estreno del cortometraje “Agonía”

Los costos no dan para que una persona pueda “abandonar el barco” y llevarse a su compañerito. Para hacerlo, se deben costear ciertos trámites obligatorios.





La opción de dejarlos también está limitada: pocos adoptan animales en vista que comprar perrarina, vitaminas y productos de aseo personal para los “peludos”, así como mantener su salud al día con visitas periódicas al veterinario se puso cuesta arriba. En ese caso, la calle es una salida al final del túnel para muchos. Aquellos los que se las juegan todas y deciden llevarse a su cuadrúpedo, el proceso es largo y tedioso, pero no imposible.

El Nacional entrevistó al médico veterinario Óscar Redondo, quien explicó qué hacer para lograr “irse demasiado” con una mascota. Dijo que solo entre 5% y 8% de los animales domésticos logran cruzar nuestras fronteras.

Óscar asesora a migrantes que desean irse con sus mascotas y realiza permisos que deben ser aprobados por el Instituto Nacional de Salud Agrícola Integral (Insai), ente encargado de aprobar autorizaciones y gestionar los procesos para sacar e ingresar –legalmente- a las mascotas del país.





“Si para mí, siendo un profesional en el área, ha sido complicado llevar adelante este proceso, no me puedo imaginar cómo sería para cualquier otra persona”, expresó.

Lo más importante a la hora de llevarse a una mascota es tenerla vacunada, y de entrada empieza el suplicio. Actualmente es difícil mantenerle al día las vacunas a los compañeritos debido a la escasez de estos materiales. “Las vacunas no se consiguen y cuando se encuentran el Insai las rechaza por ser de procedencia ‘irregular’; es decir, que no llegan a Venezuela por los canales convencionales”, manifiesta el veterinario.

“La mascota debe estar vacunada y desparasitada con 30 días de anticipación al viaje para poder recibir el permiso. Generalmente para perros y gatos piden la trivalente y la de la rabia; pero, según el país de destino, puede variar”.

Para ahondar en esta y otras informaciones, el especialista recomendó buscar asesoría con veterinarios o ir directamente al Insai, pues para cada animal hay un proceso específico que va a depender de la especie a la que pertenece.

Bolsillo

La escasez de vacunas hace que los precios de hinchen, debido a que los productos vienen por los caminos “verdes” y son cotizados a dólar negro.

En este sentido, el experto indicó que “en Estados Unidos las vacunas para caninos y felinos cuestan entre cuatro y cinco dólares. En Venezuela las mismas vacunas las venden entre 10 y 15 dólares, debido a que vienen por ‘los caminos verdes’ y sin permisos”.

Asimismo, se debe adquirir kennel, herramientas que van a servir para trasladar a los animales en los aeropuertos, que pueden llegar a costar hasta 350 dólares, de acuerdo con el tamaño del animal.

 

 

 

Comentarios

comentarios