article-thumb
   

«Hay panorama alarmante de retrocesos»: Venezuela repite en lista negra de la CIDH

El Cooperante | 22 marzo, 2018

Caracas, 22 de marzo.- Venezuela y Cuba quedaron una vez más incluidas en la «lista negra» de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que denunció un «panorama alarmante de retrocesos» en la materia a lo largo de 2017 y registró, en el caso del régimen de Nicolás Maduro, un debilitamiento «grave» de la institucionalidad democrática y un incremento de la represión de la protesta social.

Lea también: “No pueden imponerse”: Bertucci podría someter a consulta el matrimonio igualitario

 





La situación en Venezuela, según el organismo de derechos humanos, se vio agravada además por serias restricciones a la libertad de expresión y la grave crisis política, económica y social que atraviesa el país, a lo que se suman los efectos del desabastecimiento de alimentos, medicamentos, tratamientos e insumos médicos, que «ha provocado alarmantes índices de pobreza y pobreza extrema», publicó Infobae.

El informe anual de la CIDH, que fue presentado este jueves, es lapidario con el régimen de Maduro. La comisión, que es un órgano independiente de la OEA, venía denunciando año tras año desde 2002 el deterioro de los derechos humanos en Venezuela, en paralelo con la radicalización política del chavismo. Pero en su último relevamiento consigna con inquietud que ese retroceso se agravó en los últimos dos años, «y en especial en el 2017».

En materia institucional, el informe destaca que «el agravamiento de la crisis reciente en Venezuela se relaciona estrechamente con una serie de decisiones adoptadas por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que representaron injerencias en la Asamblea Nacional (AN) y afectaron el principio de separación de poderes».





Según la CIDH, esta situación se agravó en 2017 a partir de sentencias que despojaron de inmunidad a los legisladores, establecieron «que sus actos constituyen traición a la patria» y otorgaron al Poder Ejecutivo «amplios poderes discrecionales». En ese contexto, agrega, «el presidente Nicolás Maduro convocó a una Asamblea Nacional Constituyente (ANC), criticada tanto en su origen y conformación, como en las medidas que tomó una vez instalada, las cuales excedieron su naturaleza y violaron el principio de separación de poderes».