article-thumb
   

“Hay una operación contra Venezuela”: La “confesión” de García Palomo que mostró Rodríguez

El Cooperante | 7 febrero, 2019

Caracas.- El vicepresidente de Comunicación, Cultura y Turismo, Jorge Rodríguez, mostró este jueves varios del coronel retirado de la Guardia Nacional Bolivariana, Oswaldo Valentín García Palomo, en los que confiesa que tenía la información de que en el primer trimestre de 2019 el Gobierno de Estados Unidos tenía previsto un ataque militar en contra de Venezuela.

Lea también: Látigo rojo: hiperinflación interanual alcanzó los 2,6 millones por ciento en enero, según la AN

En sus declaraciones, García Palomo, dado de baja en 2014 y refugiado en Colombia, mantuvo contacto en ese país con el general Antonio Rivero González, quien, según Rodríguez, es un agente de la Agencia Central de Inteligencia (CIA). En ese contacto -prosiguió el funcionario- Rivero González enlaza a García Palomo con la agente norteamericana alias Indiana, quien pasa a ser el enlace del coronel retirado con la CIA, y también reluce el alias del Coronel Lee, quien es asesor del pentágono y trabaja en Tampa, en la ciudad de Florida.





García Palomo refirió a un empresario hotelero llamado Parsifal De Sola, quien ya había sostenido reuniones con el representante diplomático de Venezuela ante el Grupo de Lima, Julio Borges, para concretar el llamado Golpe Azul, que tenía entre sus objetivos el bombardeo del Palacio de Miraflores, la Asamblea Nacional, la Alcaldía de Caracas, el Consejo Nacional Electoral y la sede de la Dirección General de Contrainteligencia Militar, según puntualizó el vicepresidente sectorial.

“Se dieron unas reuniones en un penthouse en Altamira perteneciente a De Sola y se establecieron los puntos de bombardeos que Borges proponía. Queda establecida la relación de García Palomo con De Sola, uno de los financistas que aporta gran cantidad del dinero que tiene Julio Borges”, dijo.

Posterior a ello -prosiguió Rodríguez- se establece una relación directa entre García Palomo y un general de la Policía Nacional de Colombia, alias Alejandro. Este personaje da apoyo a García Palomo y hacía todo el procedimiento necesario para que pudiera pasar por la frontera colombo-venezolana sin que le revisaran el pasaporte.





El funcionario era el enlace de García Palomo con el Gobierno de Juan Manuel Santos. “¿Sí ven cómo sí estaba involucrado el Gobierno de Juan Manuel Santos en el golpe del 20 de mayo del 2018? Ese golpe militar, que implicaba el alzamiento de una serie de militares, de comandantes y coroneles, estaba dirigido por García Palomo y tenía el asesoramiento de la Policía colombiana y de la CIA”, manifestó.

“Ellos empiezan a hacer un trabajo de conexión. Claro, primero lo hacían por teléfono, se lo se lo daban a ellos y ellos verificaban, militares, amigos de ellos, conocidos, etcétera, y se logra armar un grupo muy importante para realizar la operación en mayo. Los objetivos eran más grandes, fueron reducidos hasta quedar en los objetivos principales que eran: La Carlota y toda una red de comunicaciones que bordea la Gran Caracas”, narra el coronel retirado.

García Palomo aseguró que las fuentes estadounidenses (alias Indiana y alias Coronel Lee) le habían informado que en el primer trimestre del 2019 se aprobaría una decisión de carácter militar en contra de Venezuela. “De tal manera que yo sí creo en esas dos personas porque, en todo el tiempo que hemos compartido, casi siempre siempre son precisos en lo que dicen”, alegó.

Allí habría surgido un cambio en la postura de García Palomo. Según sus declaraciones, pensó: “Antes de que los gringos vengan y hagan sus pequeños desastres, los daños colaterales, familiares, nos jodan gente muy querida, gente inocente, yo dije, coño, es más, yo le dije al general: mira, hay una operación prevista para Venezuela, pero no joda, vamos a resolver eso nosotros, los mismos venezolanos, militarmente, pero nosotros”.

Olvídense de la ayuda humanitaria, todo eso es una patraña, todo eso es una mentira, queda claro que la intención real de la administración de Donald Trump es la agresión militar contra Venezuela y, en un ejercicio de macabro nacionalismo, García Palomo dice que ‘no maten a la gente los gringos, nos encargamos nosotros de matarlos, que no den el golpe los gringos, vamos nosotros a darlo'”, pronunció Rodríguez.

El ministro afirmó que el Gobierno nacional tenía conocimiento de los presuntos planes de un golpe militar en contra de Maduro y fue entonces cuando “le hicieron creer” a García Palomo que ya había un “golpe maduro” en una unidad militar en Caracas para la ejecución del atentado.

Rodríguez indicó que el coronel retirado se desplazó en un vehículo del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional desde el estado Táchira y posteriormente hasta el estado Barinas, donde fue capturado. “Toda la operación de penetración del señor García Palomo fue una investigación que veníamos siguiendo de manera estricta”, dijo en declaraciones ofrecidas a la prensa.

El vicepresidente de Comunicación, Cultura y Turismo dijo que Borges, quien se encuentra en el exilio, pasará como “uno de los más cobardes” que haya habido en la historia de Venezuela. “Llorando me dijo que él no estaba involucrado en ningún tipo de golpe de Estado, que pensáramos en sus hijos, que él era un hombre bueno”, continuó el funcionario.

Vinculación con Fernando Albán

Según García Palomo, el enlace con Julio Borges fue el el concejal de Primero Justicia, Fernando Albán, quien presuntamente se lanzó en meses pasados desde el piso 10 de la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional ubicada en Plaza Venezuela.

“Tiene una clara y directa relación con los golpes de Estados, porque (García Palomo) confiesa cuál fue la relación de Fernando Albán para perpetrar el ataque con drones”, expresó Rodríguez. García Palomo dijo que supo del ataque con drones en contra de Maduro (ocurrido el 4 de agosto de 2018) en el mes de mayo, pero que ese plan ya tenía tiempo planificándose en Colombia.

“García Palomo señala que el entrenamiento de los terroristas tenía bastante tiempo, eso quiere decir que mientras Julio Borges estaba sentado en la mesa de dialogo también estaba organizando el ataque con drones contra el presidente, y esa es una de las razones principales por las que él boicotea la firma del acuerdo, porque no había intención de participar en elección alguna porque sabía que la iban a perder, ya estaba en el plan de magnicidio”, manifestó Rodríguez.

Borges habría “reclutado” al teniente coronel Ovidio Carrasco Mosqueda, quien fungía como jefe de Comunicaciones de la Guardia de Honor Presidencial, para intentar ejecutar un golpe de Estado desde el 2013. Según el Gobierno, su testimonio involucra a Borges “en todas las acciones contra la República” y en el atentado con drones en contra de Maduro.

“Este traidor, que traicionó su honor, su palabra, su condición de militar, la amistad en el palacio de Miraflores, fue reclutado por Julio Borges para facilitar el asesinato de Nicolás Maduro”, afirmó Rodríguez. El enlace entre Borges y Carrasco Mosqueda, según Rodríguez, fue Albán. Por ello, el vicepresidente sectorial pidió abrirse una nueva investigación acerca de la muerte del concejal.

“Debe establecerse porque Albán era el enlace directo con Carrasco, eran socios, tenían una empresa de tortas, y les iba muy bien, eran miles y miles de dólares que depositaban en esa empresa de tortas, y ¿quien era la administradora? La esposa de Fernando Albán. Les iba muy, pero muy bien”, sostuvo.

Entre las cosas que Carrasco Mosqueda le habría pedido a Borges, a parte de dinero, fue una residencia en Estados Unidos y cupos universitarios para sus hijas en las universidades más prestigiosas de ese país. “Wilmer Castro, exalcalde del municipio Caroní, es el que presenta a Albán con Borges en 2013, y a partir de allí se comienza a dar el proceso para darle la información a Borges y permitirle que perpetrara actos golpistas”, agregó.

Además, el exjefe de Comunicaciones de la Guardia de Honor Presidencial “facilitó” el proceso para que los drones pudieran explotar en la tarima desde donde Maduro dirigía su discurso hacia los militares que se encontraban en la avenida Bolívar de Caracas el 4 de agosto. Indicó que Carrasco Mosqueda le comunicó al diputado Borges que ocurrió el cambio de sitio en donde se realizaría el acto.

“Queda plenamente establecido. Así que un asesino como usted debería empezar a dejar la hipocresía. ¡Democracia nada! ¡Ayuda humanitaria nada! Puro y simplemente la amenaza a muerte, ¿¡Qué va a decir ahora!? Si García Palomo lo señala de manera directa. ¿Por qué se piró de República Dominicana a Bogotá? Porque ya sabía que venía el magnicidio”, finalizó.

Comentarios

comentarios