article-thumb
   

Héctor Navarro: “Lo único decente que podría hacer Maduro es facilitar un referéndum consultivo”

El Cooperante | 4 marzo, 2019

Caracas.- Héctor Navarro, quien dirigió cinco ministerios durante el Gobierno de Hugo Chávez, dijo en una entrevista exclusiva ofrecida a El Cooperante que con la situación de tensión política por la que atraviesa el país, en un escenario donde se enfrenta el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, contra Nicolás Maduro, podría ocurrir un quiebre definitivo dentro del Gobierno nacional.

Lea también: “No podemos detenernos”: Guaidó convoca movilización para el próximo 9 de marzo

Manifestó que las decisiones que ha tomado recientemente Maduro ante la determinación que ha tenido el también presidente de la Asamblea Nacional han dejado en evidencia la “torpeza y la incapacidad para actuar”, además de resaltar que el tiempo del Gobierno madurista para rectificar ya pasó.

Navarro consideró que, en este momento, lo “único decente y responsable” que podría hacer Maduro es facilitar la convocatoria a un referéndum consultivo, con otro Consejo Nacional Electoral, en donde los venezolanos finalmente decidan si quieren o no la relegitimación de los poderes públicos.

A continuación la entrevista íntegra:

P: Desde su punto de vista, ¿qué pasó el 23 de febrero y qué ha ocurrido hasta ahora? ¿Qué le merece la actuación de los funcionarios de seguridad del Estado?

R: El 23 de febrero se hizo evidente que este pueblo no quiere nada con la derecha: ni con la que está desgobernando al país ni con la que llamó a una invasión. Alguien hablaba de que ese día sería un hito en la historia venezolana y lo creo, desde ese punto de vista.

P: ¿Considera que Venezuela realmente necesita ayuda humanitaria? A pesar de que el Gobierno de Maduro lo ha negado, recientemente informó que llegaría ayuda humanitaria desde Rusia…

R: Para nadie es un secreto la situación social que estamos padeciendo en cuanto a alimentación y servicios médicos, incluyendo medicinas, de manera que es obvio que estamos en medio de una emergencia social. Pero tal situación, que se agrava por la confiscación ilegal, desde el punto de vista del derecho internacional, de los bienes de la República, ha sido terriblemente manejada: por una parte el Gobierno de derecha no quiere admitir la gravedad de la situación de la cual es responsable y, por tanto, no acepta ninguna vía para que la ayuda de otros pueblos pueda llegar, y por la otra, la derecha de la oposición extremista pretende utilizar el tema de la “ayuda humanitaria” para justificar una intervención militar en nuestro país al estilo de lo que ha ocurrido en otros varios países que todavía hoy, después de décadas, todavía están en guerra.

P: Sobre las acciones de Juan Guaidó, ¿respalda lo que hasta ahora ha logrado el opositor con el respaldo de la Asamblea Nacional?

R: De ninguna manera, porque en el centro de sus acciones está la posibilidad, que ha aceptado, de una invasión y allí, yo nunca podría coincidir con nadie. En esto no hay derecha ni izquierda: hay soberanía.

P: Con esta situación de tensión, ¿podría ocurrir un quiere definitivo dentro del Gobierno?

R: Desde luego. Sabemos, además, que ha habido intentos de conversaciones a varios niveles y con varios personajes, incluyendo a representantes del más alto nivel del Gobierno de los Estados Unidos, tal como lo ha informado el canciller (Jorge) Arreaza. Lo que hay que lamentar es que de todo esto el pueblo, el soberano, está ausente: las reuniones son secretas.

P: ¿Qué demuestran las acciones y decisiones que ha tenido Maduro ante la determinación que ha tenido Guaidó?

R: Más que las acciones de Guaidó el gran problema es la torpeza del Gobierno de Maduro y la incapacidad manifiesta para actuar. El momento de Maduro para rectificar como debería hacerlo un estadista, ya pasó, el daño es muy grande. En este momento lo único decente y responsable que podría hacer es facilitar la convocatoria a un referéndum consultivo como lo establece la Constitución en el artículo 71 y que “el soberano” decida si quiere o no la relegitimación de los poderes públicos, obviamente con otro Consejo Nacional Electoral.

Comentarios

comentarios