Connect with us

La Lupa

“No podemos parar”: La bióloga María Fernanda Puerto salva jaguares en Venezuela

“El jaguar es el depredador tope de nuestro ecosistema, tenemos cuerpos de agua que nos dan recursos ecosistémicos a los humanos gracias a ellos”, así describe con mucho orgullo Puerto Carrillo la importancia de la conservación del jaguar en Venezuela

Publicado

/

Caracas. Foto: Cortesía.- Tras la amenaza de cacería ilegal a los jaguares que habitan en la zona sur del lago de Maracaibo, estado Zulia, surge el proyecto Sebrada, encabezado por la bióloga venezolana María Fernanda Puerto Carrillo, quien recientemente obtuvo el prestigioso premio Future For Nature 2020 en Arnhem, Países Bajos, debido a su labor científica en esa localidad adentrada en la selva, en donde se encuentran estos felinos que son de suma importancia para la naturaleza.

Lea también: Una estafa lo convirtió en comediante y hoy arrasa en Instagram: la historia de Valenfloow

Sebrada, que significa el nombre del jaguar en la lengua indígena Bari, nació de una tesis de grado de María Fernanda junto a otros colegas que le permitió investigar y “enamorarse” de la conservación de estos animales, conocido bajo el nombre científico de Panthera onca.

Durante más de 15 años Puerto Carrillo se ha dedicado a indagar el comportamiento del jaguar y también a cuidarlos para que no sigan siendo víctimas de la cacería ilegal en esa parte del occidente del país, que según lo explicado por la joven bióloga en una entrevista vía Zoom concedida a El Cooperante es una zona muy comprometida, que pudiese representar un riesgo para los científicos, debido a las condiciones climáticas, ya que durante todo el año suele llover mucho y el Parque Nacional Ciénagas de Juan Manuel se mantiene inundado, por ende deben trasladarse en pequeñas canoas acompañados de guías locales.

Durante todo ese tiempo de investigación de María Fernanda en esas zonas boscosas pudo detectar que para los años 2015, 2016 y 2017, cuando se registró una fuerte crisis económica en el país y hubo una pérdida representativa de animales en el sur del lago de Maracaibo, ya eran cazados para el consumo de la carne: entre ellos fueron víctimas los jaguares.

“Los animales desaparecieron completamente, es decir en esa época de 2015 a 2017 hubo una pérdida completa de animales que habíamos monitoreado desde el 2010. Hubo un recambio muy brusco de animales que no sabíamos a qué se debía y aún no tenemos la certeza, lo que asumimos es que había problemas de infecciones en los animales y a todo esto le sumamos la cacería fuerte que se registró en ese momento”, comentó Puerto Carrillo.

Advertisement

¿Cómo se hace la investigación del jaguar?

Los investigadores del Proyecto Sebrada, para poder recopilar imágenes y estudiar todo lo referente al jaguar, instalan cámaras trampas en los árboles del Parque Nacional cercanos a donde habitan esos animales. Esos aparatos que no representan ninguna amenaza para el felino y pueden grabarlos tanto de día como de noche.

María Fernanda explicó que esas cámaras trampas son instaladas por todo su equipo de trabajo de una forma muy silenciosa para no asustar al jaguar, y aunque aseguró que el animal no suele atacar a los humanos, lo recomendable es siempre mantenerse en silencio.

“El jaguar no es agresivo, cuando está uno cerca de nosotros, emite un sonido de alerta, que nos da la información que se encuentra allí, sin embargo, nosotros seguimos haciendo nuestro trabajo de revisión de las cámaras con mucha prudencia”, precisó.

Proyecto Sebrada: “Es un trabajo de hormiguita”

Así describe su labor María Fernanda y agrega que tanto ella como su equipo van “casa por casa, hacendado por hacendado para poder llegar a las personas” y brindarles la información de su trabajo que los ayude a crear conciencia sobre la conservación del jaguar y del medio ambiente en donde habitan, ya que eso les “permite una mejor producción de sus tierras”.

“Nosotros siempre tratamos de hacer alguna actividad para que las personas conozcan lo que estamos haciendo dentro del bosque y se integren. Y gracias a eso ya tenemos lo que llamamos ´una familia de trabajo’: muchos de ellos son quienes nos notifican si cazaron un jaguar y hasta hacen el trabajo de documentarlo. Hemos creado una huella y no podemos parar”, comentó Puerto Carrillo.

Advertisement

Este proyecto de conservación del jaguar estuvo parado durante la pandemia de la COVID-19, sin embargo, María Fernanda dice que ya se encuentran retomando sus investigaciones, pues gracias al galardón obtenido en Países Bajos, Sebrada se ha dado a conocer aún más en el país y se ha sembrado conciencia en los pobladores del sur del lago de Maracaibo y en gran parte de los venezolanos que como lo dijo la joven bióloga, desconocían que en el país existían jaguares.

“Desde el 2020 que se supo que había ganado el premio y que se entregó ahorita pospandemia, hubo un impacto en la sociedad porque la gente sabe que hay dolientes de los jaguares y hay muchas personas que nos contactan porque nos han visto en las noticias, en las redes, y nos consultan para aplicar estrategias antidepredatorias para que el jaguar no coma ganado y eso para nosotros es un gran éxito”, indicó.

María Fernanda también agradece a Países Bajos por su premio, porque obtuvo una ayuda económica que les permitió invertir en equipos nuevos y hasta en un carro rústico, que fue el primero que tuvo Proyecto Sebrada desde su creación.

¿Por qué es importante conservar el jaguar en Venezuela?

“El jaguar es el depredador tope de nuestro ecosistema, tenemos cuerpos de agua que nos dan recursos ecosistémicos a los humanos gracias a ellos”, así describe con mucho orgullo Puerto Carrillo la importancia de la conservación del jaguar en Venezuela, porque son esos felinos los que “controlan justamente toda la dinámica interna dentro del bosque”, es decir que consumen las especies de los herbívoros que son quienes se comen las plantas, y si no se cumpliese con ese proceso por la inexistencia del jaguar, las especies van a generar un sobrepastoreo que no permitirá el crecimiento de plantas adultas con raíces fuertes, que son las que conforman los grandes bosques y que le dan el sustento al suelo para formar los los ríos.

María Fernanda Puerto Carrillo, egresada de la Universidad del Zulia concluyó con una reflexión para todos los venezolanos sobre su trabajo: “Cuando lo entiendes, ves que hay un problema muy grave en la población de jaguares que los ciudadanos podemos ayudar a solventar con educación y concientización”.

Además, dijo estar a la disposición para recibir donaciones y aportes de nuevos investigadores interesados en la conservación del jaguar en el sur del lago de Maracaibo y en el Amazonas, como también de otras especies.

Advertisement




Tendencias