article-thumb
   

Histórico: El Vaticano y China firmaron acuerdo sobre nombramiento de obispos

El Cooperante | 23 septiembre, 2018

Caracas.- El Vaticano y China han firmado un acuerdo histórico que acerca definitivamente el deshielo de las relaciones diplomáticas, rotas desde 1951, cuando Mao Zedong expulsó del país al Nuncio de la Santa Sede y a sus misioneros católicos. Un primer paso de carácter religioso que consiste en el reconocimiento por parte del Vaticano de los obispos nombrados por el régimen durante las últimas décadas y en acordar los futuros nombramientos.

Lea también –  José Vicente Rangel atacó a la Conferencia Episcopal Venezolana y a Fedecámaras

Según reseña El País, se pone fin así a las dos iglesias que convivían hasta la fecha: la oficial y la clandestina. A cambio, Pekín reconoce al Papa como jefe único. El acuerdo supone un primer paso para recomponer las relaciones diplomáticas entre ambos estados. China ha considerado hasta hoy una injerencia que los nombramientos de obispos se hicieran en Roma y no reconocía la autoridad del Papa como jefe de la iglesia católica.

La Santa Sede, por su parte, no aceptaba que estos viniesen impuestos por el régimen chino, algo que no sucede en ningún país del mundo, y había excomulgado a siete prelados que ahora volverán a ser aceptados. De modo que se crearon dos iglesias: la clandestina (legitimada por el Vaticano con una treintena de obispos) y la oficial (controlada por la Asociación Patriótica, con otros 60). A partir de hoy habrá solo una.

Los nombramientos se harán de forma conjunta, seguramente a propuesta de Pekín, señalan algunas fuentes, y reservando el derecho de veto del Papa. El acuerdo, cuyo contenido no se ha publicado, es provisional y se irá revisando periódicamente (se habla de dos años para una primera experimentación).

En la firma, que incluye la creación de una nueva diócesis, han participado el subsecretario para las relaciones internacionales del Vaticano, Antoine Camilleri, y el viceministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Chao. El portavoz del Papa, Greg Burke, ha especificado que “no es el final de un proceso, sino el comienzo”. “Esto ha surgido a través del diálogo, escucha paciente en ambos lados (…) El objetivo no es político, sino pastoral. Permitirá a los fieles tener obispos en comunión con Roma, pero al mismo tiempo reconocidos por la autoridad china”.

 

Comentarios

comentarios