article-thumb
   

Hombre que perdió trasplante de riñón por falla eléctrica es acusado de colombiano

Admin

El Cooperante.-El riñón que me iban a poner se pudrió por la negligencia del director del hospital.  Es por eso que voy a imponer una demanda contra Samuel Viloria (director del HUM) por negarme mi derecho a la vida”. Las declaraciones corresponden a Alexis García, de 56 años de edad, quien perdió la posibilidad de ser trasplantado tras un apagón de más de nueve horas, que impidió la intervención quirúrgica. Llevaba tres años esperando el órgano vital.

García, quien ha sido noticia en las últimas semanas, quedó con una herida en el costado de su estómago, donde se evidencian 50 puntos de sutura de una operación sin “final feliz”; aún sigue en espera de un riñón, en una habitación del Hospital Universitario de Maracaibo. Ahí pasa la mayor parte de su tiempo, con visitas restringidas y un tapabocas, para evitar contraer algún virus que pueda poner el peligro su salud, así lo recoge en una publicación el diario El Nacional.

En este sentido, Anabela Arminio, nefróloga del Servicio de Asistencia de Nefrología del Hospital Universitario de Caracas, indica que decir que “el riñón se pudrió” es una versión “algo exagerada”. A su juicio, “no es que el órgano se haya podrido. Es que cada órgano, una vez que es extraído del cadáver o el donante, tiene un aproximado de 48 horas para ser trasplantado o se correría el riesgo de que no funcionara de forma apropiada. No es algo que dure para siempre”, declaró.

A pesar de la interpretación del caso, si se pudrió o no, la decisión de Alexis García sigue firme. En especial después de haber recibido la última acusación por parte del director del HUM. “Ahora la excusa que tiene el señor Viloria para no reivindicarme por este acto de negligencia es que me acusan de ser colombiano. Como si ser extranjero ameritara atentar contra la vida de alguien”, dijo.

García asegura que esta acusación de Viloria le da a entender que “no cumple” con sus obligaciones de funcionario público, ya que parte de su trabajo es revisar los documentos de todos los pacientes que se atienden dentro del Hospital Universitario de Maracaibo.

Además de esta acusación, algo que García sabe hacer muy bien gracias a su profesión como abogado penalista, piensa interponer una demanda contra las autoridades de Corpozulia y a la Gobernación del estado Zulia por fallas constantes en el suministro de agua al Hospital Universitario de Maracaibo.

Ahora le toca esperar, no tiene más remedio que continuar sus tratamientos desde que fue diagnosticado con una insuficiencia renal crónica hace más de tres años. Esa misma dieta estricta que prohíbe los ácidos, refrescos negros y la sal en sus comidas. Además de tener que someterse tres veces por semana a una diálisis peritoneal en el centro hospitalario, lugar donde cada vez que va le dicen que el nuevo riñón “viene en camino”.

Con información de El Nacional 

Comentarios

comentarios