article-thumb
   

Maduro se anticipa a chavistas con anhelo presidencial omitiendo bases del PSUV

El Cooperante | 25 enero, 2018

Caracas, 25 de enero.- El martes, la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de Venezuela aprobó mediante un decreto que las elecciones presidenciales previstas para este año se celebren en el primer cuatrimestre de 2018.

Lea también:  “No tendría ningún inconveniente en darle paso a Lorenzo Mendoza”, dice Henri Falcón

El ponente del decreto fue el constituyente Diosdado Cabello, quien recordó que las elecciones debe convocarlas formalmente el Consejo Nacional Electoral (CNE) pero que el texto aprobado hoy es “de obligatorio cumplimiento por todos los poderes según Constitución”. El también primer vicepresidente del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) indicó que el chavismo tiene un sólo candidato y recordó las palabras del presidente Hugo Chávez el 8 diciembre de 2012 cuando pidió elegir a Nicolás Maduro como presidente.





“Si algo me ocurre elijan a Nicolás Maduro como presidente de la República. Lo dijo el presidente Chávez”, recordó Cabello al presentar la propuesta para convocar las elecciones. Cabello también afirmó que ante las sanciones que han impuesto EE.UU. y la Unión Europea la respuesta son “más elecciones”. “Habrá unidad revolucionaria, habrá patria y habrá revolución por muchos años y por mucho tiempo”, reiteró. Tras aprobarse el decreto, los asambleístas gritaban la consigna “el pueblo consciente, Maduro presidente”.

Cifras: El fracaso absoluto

Fue en agosto de 2017 que Nicolás Maduro se autoproclamó el candidato del Partido Socialista Unido de Venezuela, dejando a un lado una de las premisas de su antecesor y fundador del PSUV, Hugo Chávez, de consultar a las bases. Y es que no era para menos, los cinco años de Gobierno del sucesos de la llamada “revolución bolivariana” hundieron al país es una extrema crisis general, la cual ha provocado el desencanto de la comunidad internacional que tanto había forjado el fallecido presidente.


Para muestra un botón. La economía de la nación petrolera entró en hiperinflación hace semanas al rebasar por primera vez en su historia el umbral del 50 % de inflación que define este fenómeno. El país caribeño es el único del mundo que ha cerrado con una inflación acumulada de cuatro cifras, que según cálculos de firmas económicas privadas superó el 2.700 % en 2017. Como si fuese poco, durante 2017, la producción petrolera cayó estrepitosamente, reflejando por primera vez en los últimos 28 años, las cifras más bajas de barriles diarios.  Según estimaciones de ong’s, la pobreza en Venezuela ronda el 80%. Es decir, Maduro dejó un país sumido en el caos, y con una mayoría -según encuestas- que desea salir de su Gobierno, pero curiosamente no lo ha logrado ni en las urnas electorales, ni en las calles.

Le puede interesar: ¿Rebelión? La movida de Diosdado para quitarle candidatura presidencial a Maduro

En el PSUV  no se consulta sobre su dirección desde 2008, cuando se eligieron sus autoridades nacionales. Luego, vinieron unas de 2015  donde no se consultó a las “catacumbas” del pueblo, colocando a  caras hartamente conocidas como abanderados para participar en las parlamentarias de aquel año. Fue así como participaron Ernesto Villegas, Diosdado Cabello -primer vicepresidente del PSUV, Cilia Flores, Jacqueline Farías, entre otros. Incluso, miembros del socialista cuestionaron que no se les consultara. El partido gobernante tiene inscrita en su militancia más de 6 millones de personas, sin embargo, en aquel momento, fueron a votar 3 millones 162 mil 400 personas votaron. Una cifra que habla mucho.

Así,  para estas presidenciales, ignorando las bases y el Congreso Nacional del socialista,  Maduro opta por su primera reelección, las condiciones son similares. El buró político le tendió la alfombra y desestimó hacer primarias, tal y como lo0 exigió hace unos días el exembajador de Venezuela en la ONU, Rafael Ramírez.

A través de un artículo de Aporrea, el execrado oficialista retó a Maduro a medirse en unas internas para elegir quién sería el candidato presidencial. Dijo que estaba dispuesto a someterse a tal votación, al igual que otros compañeros. Lo cierto es que Maduro no está ni siquiera preparado para unas votaciones en el partido que preside desde 2014.

De acuerdo con un estudio realizado efectuado recientemente por la encuestadora Datincorp, el 72 % de los venezolanos rechaza la gestión de gobierno del presidente Nicolás Maduro. Los resultados de la encuesta revelan que el 57 % de los venezolanos no se identifica con algún partido político y 46% sostiene que no se encuentra alineado con ningún bloque político, ni del oficialismo ni de la oposición.

En dicho estudio se preguntó a los encuestados cuál de los dirigentes venezolanos les inspira mayor confianza para la Presidencia de la República,  entre diversas opciones, Maduro fue el tercer menos votado, con un 19% y superado   por el empresario Lorenzo Mendoza con un 40%.

¿Se adelantó Maduro?

Desde que Maduro tomó el poder en 2013, se afianzaron las versiones del deseo de Diosdado Cabello de ser Presidente. De hecho, en estos cinco años, pese a no tener ningún cargo relevante en la conducción del país, se encargó de destacar su imagen para el oficialismo. Sacó un programa de televisión y se encargó de mostrar su poder en las FAN y en decisiones tomadas por el Ejecutivo.

Otro que  en diversas actos demostraba sus ansias de poder es Tarek El Aissami, exgobernador de Aragua y desde hace un año, vicepresidente de la República. Sin embargo, al ser sancionado por Estados Unidos y ser vinculado a una supuesta mafia de narcotráfico y mafia con pasaportes venezolanos, echó todo a la borda,  hasta ahora.  A este grupo de chavistas con ínfulas presidenciales, se le suma Ramírez, y María Gabriela Chávez, de quien aún todavía se dice que podría tomar la bandera de su padre y presentarse como candidata. Hasta ahora, y ante las acusaciones de su aliado en la ONU, se ha mantenido callada.

Lea también: ¿El todopoderoso? Cuánto poder tiene realmente Diosdado en el Gobierno

También está el bando de los disidentes, los que aún se definen chavistas más no maduristas. Nicmer Evans y Miguel Rodríguez Torres, éste último, con un despliegue propagandístico en sus redes sociales, “Desafío de Todos”. Años después de ser apartado del Ministerio de Interior y Justicia, el general retirado, manifestó su descontento con la gestión de Maduro y comenzó, desde su perspectiva, a plantear soluciones a la situación del país. El militar aún ha declarado si se postulará para los comicios de abril.

En este sentido, está Evans, quien se midió en las municipales de 2017, siendo derrotado por Érika Farías.

Pese a todo esto en contra, es un hecho que Maduro será el candidato oficialista en unas elecciones que se realizarían en las condiciones criticadas por la oposición venezolana, un Consejo Nacional Electoral supuestamente parcializado, y una ventaja propagandística y monetaria por parte del chavismo, además de no permitir a venezolanos en el exterior sufragar, aunque esto aún no ha sido confirmado por el ente electoral. En esta tónica,  e grupo de Lima rechazó la decisión unilateral de la  Constituyente de adelantar los comicios a una fecha por determinar antes del 30 de abril, cuando generalmente se efectúan a finales de año. Estados Unidos apoyó la decisión.

 

Comentarios

comentarios