article-thumb
   

Incluso una mujer embarazada: venezolanos compiten “con los buitres” por la basura en Brasil

El Cooperante | 16 abril, 2019

Caracas.- Migrantes venezolanos, incluida una mujer con ocho meses de embarazo, compiten “con los buitres” por recoger metal, plástico, cartón y alimentos en un basurero ubicado en Pacaraima, un municipio brasileño ubicado al nordeste del estado de Roraima, en la frontera con Venezuela. La crisis humanitaria que padece Venezuela ha provocado que al menos 40 mil personas hayan huido a la frontera brasileña, en busca de mejores oportunidades de vida.

Le puede interesar: Digan lo que digan, la Ayuda Humanitaria es un triunfo opositor

“Una docena de venezolanos se apresuran a agarrar bolsas de basura que caen del camión de basura de Pacaraima dos veces al día. Luego se filtran a través de las pilas mientras fétidas columnas de humo se elevan desde el vertedero en llamas. A veces limpian de noche usando faros. Estamos buscando cobre y latas, y con suerte algo valioso, incluso comida, dijo Astrid Prado, quien está embarazada de ocho meses. Mi objetivo es salir de aquí. Nadie quiere pasar su vida pasando por la basura“, refiere una nota de Reuters.





Los más de 40 mil venezolanos que han emigrado a este sector de la frontera, se han convertido en un dolor de cabeza para las autoridades locales.

“Decenas de miles de venezolanos han huido de la agitación política y económica en su país a través de Pacaraima, la única carretera que cruza a Brasil, sobrecargando los servicios sociales y causando tensión en el estado de la frontera norte de Roraima. Más de 40,000 venezolanos han aumentado la población de la capital del estado Boa Vista en un 11 por ciento”, dijo la alcaldesa Tereza Surita a Reuters.

Quienes se aventuran a recoger basura en Pacaraima, lo hacen con el objeto de ahorrar dinero para poder trasladarse hasta Boa Vista y encontrar allí un trabajo con mejor remuneración. En el basurero, pueden ganar hasta un tercio del salario mínimo que se paga en Venezuela, pero que en Brasil, es suficiente para comprar un litro de leche y pan.





“Samuel Esteban, usando una máscara de respiración para el humo, metió el cartón en un saco grande. Por 50 kilos, ganará cinco reales, un tercio del salario mensual mínimo en Venezuela, pero lo suficiente para comprar un litro de leche en Brasil y algo de pan. Si Maduro no se va de Venezuela, nunca volveré allí”, dijo Esteban.

 

 

 

Comentarios

comentarios