article-thumb
   

Inflación de septiembre se desaceleró con respecto a agosto, según el Parlamento

Jessica Dirinot | 9 octubre, 2019

Caracas.- El diputado a la Asamblea Nacional, Alfonso Marquina (PJ) aseguró este miércoles que el índice de inflación de septiembre se desaceleró con respecto al de agosto, ubicándose en 23,5%. La variación acumulada alcanzó 3.326%, mientras que la variación anualizada trepó hasta 50.103%. La razón del retroceso estriba en el agotamiento de los bolívares que la estatal Pdvsa inyectó en agosto para el pago a sus contratistas y proveedores.

Lea también:Inflación repuntó en agosto y alcanzó 65,2%, según el Parlamento

Durante una rueda de prensa que realizó la Comisión Permanente de Finanzas y Desarrollo Económico, encabezada por el diputado a la AN, Alfonso Marquina, se dio a conocer un balance sobre el desempeño del Índice de Precios al Consumidor y su impacto en el consumo del venezolano, en medio de una severa contracción del PIB que acumula cuatro años.





“La cifra de la inflación del mes de septiembre alcanzó 23.5 %, la inflación acumulada en el año 2019 ya llega a 3.326 %, y la inflación interanual octubre 2018-septiembre 2019 es de 50.103 %”, expresó Marquina.

Tras la inyección de bolívares que ejecutó Pdvsa en agosto para el pago a sus proveedores y contratistas, el Gobierno de Nicolás Maduro recurrió al mercado de divisas para la obtención de materia prima, impulsando una drástica corrección en el tipo de cambio, que alcanzó incluso en transacciones corporativas la tasa de 27.000 bolívares.

No obstante, el agotamiento de los bolívares provocó un retroceso de hasta 20% en el tipo de cambio, siendo este factor uno de los responsables de la desaceleración del ritmo hiperinflacionario.





“Estos proveedores y contratistas de Pdvsa fueron al mercado de divisas, esas empresas tienen su materia prima, equipos que se compran en dólares y por ello hubo un crecimiento vertiginoso de la moneda en el mes de agosto, que llegó a estar marcado hasta 26 mil o 27 mil bolívares por dólar, por supuesto, ese efecto era temporal, que al regresar nuevamente a los valores de veinte mil bolívares también afecta desacelerando la inflación“, explicó.

Marquina precisó que el rubro en el que se sigue registrando la mayor inflación es el de alimentos y bebidas no alcohólicas: “Allí el índice de precios tuvo una variación de 42.6 %”, dijo.

Recordó que el salario mínimo equivale actualmente a 2,34% del total de la canasta básica que requiere un venezolano de a pie para poder alimentarse junto a su nexo más cercano en casa, por lo que reiteró su denuncia sobre el mecanismo que tiene el régimen de Nicolás Maduro sobre el control social para que cada día más los ciudadanos dependan más del Estado.

“El Gobierno pretende que el pueblo de Venezuela deje de comer, que deje de consumir rubros que son parte de su canasta básica con la intención de seguir manteniendo el precio del dólar restringido, desacelerando”

 

Comentarios

comentarios