article-thumb
   

Ingeniería electoral roja para “castigar” a opositores se volvió en su contra el pasado domingo

Admin

ABC.- Estaba previsto para castigar a la oposición, y al final el truco se giró en contra del chavismo. Debido al sistema mayoritario empleado para la elección del grueso de miembros de la Asamblea Nacional (AN), la ventaja de 15,4 puntos logrado por la oposición en número de votos -7,7 millones de votos frente a 5,6 millones- se convirtió en una ventaja del 34% en el reparto de diputados que quedé en 112 frente a 55, reseña el ABC de España.

A pesar de que la Constitución de 1999, impulsada por el mandatario fallecido Hugo Chávez, garantizaba la representación proporcional en la Asamblea Nacional, diez años después los chavistas establecieron el sistema mayoritario para la elección de más de dos tercios de sus miembros. Eso hizo que en las legislativas de 2010, con un casi empate en número de votos -el 48% fue para el oficialismo y el 47% para la oposición- el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) logró el 59%, mientras que la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) se quedó con el 39%.

Pero ese diseño electoral para castigar a los opositores se ha vuelto esta vez en contra del Gobierno. En las elecciones del domingo, el PSUV logró 40,8% de los votos, sin embargo le correspondió el 33% de los puestos; la MUD, con el 56,2% de votos, cosechó el 67% de los diputados.

La diferencia se debe a que del total de 167 asientos de la Asamblea Nacional, solo 51 se eligen de manera proporcional. El resto se escogen en distritos donde el partido ganador se lleva los escaños en juego, bien sea uno (en circunscripciones uninominales) o bien sean dos o tres (en circunscripciones plurinominales). Fue especialmente en estos últimos donde se abrió la brecha entre los dos grupos políticos: de 48 diputados, la MUD logró 42 y el PSUV solo 6.

Es probable que la diferencia incluso pudiera haber sido mayor si se restaran los votos logrados por el chavismo con sus prácticas ventajistas o mediante el voto de personas con identificación falsa, extremos ya constatados en otras elecciones, pero que son complicados de estimar.

“Ha habido un cambio de paradigma. Muchos chavistas ya no tienen conexión emocional con sus líderes, solo la tienen con la situación del día a día que viven”, Antonio de la Cruz, I-AT.

Un estudio de Inter-American Trends (I-AT) también apunta al traslado de parte del voto chavista como razón del incremento del apoyo recibido por la oposición.

Si bien antes de las elecciones del pasado domingo la asunción era que el electorado oficialista, enormemente descontento por la situación económica y las enormes privaciones que está suponiendo para la población, expresaría su castigo no yendo a votar, lo que se constató el domingo es que en los núcleos urbanos ese voto de descontento sí cruzó las líneas ideológicas, aunque lo hizo en número moderado.

 El PSUV perdió casi dos millones de votos en las elecciones del 6D

El PSUV perdió en total casi dos millones de votos en relación a las presidenciales de abril de 2013, cuando arrancaba el liderazgo de Nicolás Maduro, mientras que la oposición ganó 345.000 votos respecto a esos mismos comicios. El trasvase ocurrió especialmente en Caracas, Valencia y Maracay.

“Es la primera vez que esa migración ocurre. Pero hay que tener en cuenta que de momento es algo puntual, que sucede por la crisis, y que esos electores pueden volver al chavismo”, advierte Antonio de la Cruz, director ejecutivo de Inter-American Trends. En su opinión, hubo un cambio de paradigma. “Hoy muchos chavistas ya no tienen conexión emocional con sus líderes, como sí ocurría con Hugo Chávez, y su conexión es con la situación que viven día a día”.

 

Comentarios

comentarios