article-thumb
   

Inseguridad sin límites: Venezuela bate récord y cerrará 2015 con más de 27.875 muertes

Christhian Colina

El Cooperante.- El Observatorio Venezolano de la Violencia (OVV) publicó este lunes su último informe de 2015 donde revela que para final de año se contabilizan 27.875 muertes violentas, para una tasa de 90 fallecidos por cada 100 mil habitantes. En el estudio participaron investigadores de siete universidades nacionales, públicas y privadas.

“La situación de falta de información se ha convertido en una política de Estado que ciertamente no afecta únicamente a este aspecto de la vida social (…) el Gobierno Nacional dejó de dar también cifras de pobreza, de inflación, escasez, contagio por enfermedades de trasmisión vectorial y de toda condición indicadora de las reales condiciones de vida de la población venezolana y que pudieran reflejar el fracaso gubernamental en su solución o control”, señalan en el texto.

Aseguran que la tasa pudiera colocar a Venezuela como el país más violento de América, luego de conocer las cifras de Honduras y El Salvador, pues Honduras, que el año pasado se encontraba en ese primer lugar, ha tenido un descenso importante en el número de homicidios; sin embargo El Salvador ha sufrido un incremento importante, que lo pudiera colocar con una tasa igual o superior a la de Venezuela.

Salvo Venezuela y El Salvador, la tendencia de toda la región ha sido a la estabilidad o disminución en el número de homicidios. Brasil mantiene estable su tasa aunque varía en la distribución territorial la violencia, disminuyendo en el sur e incrementándose en el nordeste. Colombia ha tenido unas reducciones sostenidas por una década y con una disminución histórica en las ciudades importantes del país.

Tales variaciones permiten estimar que para fines del año 2015 se habrán cometido en América Latina y el Caribe un total de 145 mil homicidios, de los cuales Venezuela aporta el 19%. Es decir, que uno de cada cinco homicidios que se cometen en la región lo padece un venezolano. O dicho de otro modo, de cada diez víctimas de homicidios de la región, dos son venezolanos, tres son brasileños, uno es colombiano y otro mexicano.

Consideramos que la destrucción institucional que continúa padeciendo el país es el factor explicativo más relevante del incremento sostenido de la violencia y el delito. La institucionalidad de la sociedad, en tanto vida social basada en la confianza y regida por normas y leyes, se diluye cada vez más ante la arbitrariedad del poder y el predominio de las relaciones sociales basados en el uso de la fuerza y las armas”, agregan.

Comentarios

comentarios