article-thumb
   

Paulo Ubiratan, el controversial médico que presuntamente atiende el cáncer de Padrino

Christhian Colina

Christhian Colina.- El director médico del Hospital de Porto Alegre en Brasil, Paulo Ubiratan, quien según el periodista Nelson Bocaranda está encargado del avanzado cáncer de próstata que afecta al ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, ha ofrecido polémicos consejos que han evidenciado una visión bien particular sobre la alimentación y las rutinas de ejercicios.

Al ser consultado por los beneficios de los ejercicios cardiovasculares para prolongar la vida, afirma que “el corazón está hecho para latir una cantidad de veces determinadas. No desperdicie esos latidos en ejercicios. Su periodo de vida se gastará, independientemente de su uso. Acelerar su corazón no va a hacer que usted viva más. Eso es como decir que usted puede prolongar la  vida de su coche conduciendo más deprisa.”

Con respecto a una alimentación rica en carnes rojas, frutas y vegetales, señala que es entender la logística de una alimentación eficiente, preguntándose por lo que comen las vacas. El galeno respondiendo a su propia interrogante dice que hierba y maíz, por lo que al comer carnes rojas ya se están consumiendo vegetales, situación similar al pollo, que por comer cereales, ya con su ingesta se obtienen esos nutrientes.

Ante la ingesta de alcohol y sus posibles daños a la salud, plantea que no se debe reducir su consumo, ya que “el vino está hecho de fruta. El brandy es un vino destilado, lo que significa que se elimina el agua de la fruta de modo que usted saque mayor provecho de ella. La cerveza también está hecha de cereales. No limite demasiado su consumo.”

Ubiratan no considera necesario realizar una rutina de ejercicios, por cuanto ejercitar un musculo solo produce un aumento del mismo. “Hoy en día la comida se fríe en aceite vegetal. La verdad es que quedan impregnadas de aceite vegetal. ¿Cómo puede ser que más vegetales añadidos sean perjudiciales para usted?”, concluye.

Con información de la Revista Médica de Porto Alegre

Comentarios

comentarios