article-thumb
   

«Inútiles»: Earle Herrera admite que la ANC no sirve para nada

El Cooperante | 22 julio, 2018

Caracas.- El constituyentista Earle Herrera cuestionó en su artículo Impotencia constituyente, publicado en el portal de Aporrea, que los constituyentistas realmente sirvan de algo para el pueblo. Esto a casi un año de que haya sido elegida la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) que, supuestamente, solucionaría los problemas por los que atraviesan los venezolanos y traería la paz al país.

Lea también: “Da vergüenza”: Freddy Bernal reconoció que crisis venezolana es culpa del gobierno chavista

«¿Para qué sirve un constituyente inútil a su pueblo?», preguntó el funcionario, luego de recordar un caso ocurrido hace algunos años, en donde la justicia fue una oquedad y el derecho un interés, según consideró.





«En 2014, compatriota presidente de la República y camarada presidente de la ANC, escribí: «Yo seguiré gritando esta injusticia hasta el último hálito de mis letras y hasta que la Revolución Bolivariana haga lo que hacen las revoluciones cuando son de verdad». En eso seguiré, desde esta desoladora impotencia constituyente», manifestó.

A continuación el texto íntegro publicado en Aporrea:

El 5 de julio afirmé, en el discurso de orden, que la Constitución Bolivariana es letra viva. A veces no estoy tan seguro, por lo menos en aquello de que somos un «Estado de Derecho y de Justicia». En lo de «justicia» la realidad se empeña en refutarme, como en la triste historia que contaré de inmediato, donde la justicia es una oquedad y el derecho un interés.





Hace cuatro años publiqué un artículo titulado Un pillo en tu casa. Era y es el caso de una familia que compró y pagó un apartamento, con un estafador adentro al que un tribunal le dio casa por cárcel. No hubo poder que le cambiara de sitio de reclusión y, luego de cumplir la pena, se niega a entregar la vivienda al matrimonio y a sus dos jóvenes hijas, entonces liceístas y ahora universitarias.

Esta familia esta desmembrada, habitando con distintos parientes y pagando condominio y otros gastos de una vivienda que otro ocupa. Cuando escribí sobre esta injusticia hace casi un lustro, me llamaron la entonces presidenta del TSJ, la Fiscal General, el gobernador de Aragua y el vicepresidente del país, quien me dijo que, como diputado, yo tenía instancias a las qué recurrir antes de publicar en los medios. ¡Ay, las instancias de los diputados como yo!

Recordé los derechos reivindicados por Chávez en «La Bicha» y toqué esas teclas: en todo despacho con una mujer al frente, iba y contaba la historia, como una letanía. Hablé con la presidenta de la Comisión de la Mujer de la AN. Pedí audiencia a la Ministra para la Mujer. Escribí a la exDefensora del Pueblo, hoy tan locuaz, pero entonces muda e inmutable. Por la adolescencia de las hijas, me fui por la Lopna. Nada. Un día me pregunté: ¿De verdad yo seré diputado? Como hoy me pregunto: ¿Para qué sirve un constituyente inútil a su pueblo?

Los tribunales -¿la justicia?- vienen favoreciendo al sentenciado por estafa inmobiliaria (las estafas sí pagan) y los victimarios pasan a ser los estafados. En 2014, compatriota presidente de la República y camarada presidente de la ANC, escribí: «Yo seguiré gritando esta injusticia hasta el último hálito de mis letras y hasta que la Revolución Bolivariana haga lo que hacen las revoluciones cuando son de verdad». En eso seguiré, desde esta desoladora impotencia constituyente.