article-thumb
   

Israel aprueba ley que permite alimentación forzosa a presos en huelga de hambre

Christhian Colina

EFE.- El Parlamento israelí aprobó una controversial ley que permitirá alimentar forzosamente a los presos en huelga de hambre, pese a las peticiones en contra de asociaciones médicas. La norma está destinada sobre todo a los palestinos, cientos de los cuales han hecho largas huelgas de hambre en los últimos años, la mayoría en contra de su situación de detención administrativa.

Tales detenciones son una figura ampliamente utilizada por Israel y que permite encarcelar sin acusación, ni juicio y sin mostrar al reo las pruebas contra él por periodos de seis meses renovables de forma indefinida.

La ley se aprobó a primeras horas de la mañana del jueves con 46 votos a favor y 40 en contra, informó el servicio de noticias israelí Ynet. “La Kneset ha aprobado una legislación horrenda, que expone la naturaleza antidemocrática de sus miembros. Es una ley que empuja a la comunidad médica en Israel a violar la ética médica para obtener ganancias políticas” dijo Hadas Ziv, integrante de la ONG Médicos por los Derechos Humanos Israel.

Amnistía Internacional (AI) también llamó el pasado junio a Israel a no aprobar la alimentación forzosa al considerarla una práctica “cruel e inhumana” que constituye tortura a los detenidos.

Según Mariam Farah, portavoz de AI, cinco prisioneros han muerto mientras se les alimentaba forzosamente entre los años 1970 y 1992 en cárceles israelíes. “La ley supone una violación de los Derechos Humanos y de la dignidad de los presos, que tienen derecho a hacer huelga, como deja claro la Declaración de Malta sobre Personas en Huelga de Hambre”, recordó Farah, que matizó que Israel ya practica esta medida, si bien con este paso la legaliza.

Uno de los últimos casos de huelga de hambre ha sido el del palestino miembro de la Yihad Islámica Jader Adnan, que permaneció 55 días sin comer, lo que le llevó a una situación crítica, para protestar contra una nueva detención administrativa por parte de Israel, que le mantuvo retenido cerca de un año sin acusarle de ningún delito.

Comentarios

comentarios