article-thumb
   

Izquiel: “Para acabar con la inseguridad se requiere de unión en las fuerzas políticas”

Admin

Nora Canino.- El penalista y coordinador de la Seguridad Ciudadana de la Unidad Democrática, Luis Izquiel, se pronunció ante los Operativos de Liberación del Pueblo (OLP), que ejecutó el Gobierno nacional este fin de semana en los estados Portuguesa, Aragua, Barinas y Zulia, asegurando que no puede obviarse que este pretendido ataque al hampa, principalmente en beneficio de los sectores desposeídos, es consecuencia, de la propia lenidad gubernamental en prevenir de forma sistémica e integral el fenómeno de la delincuencia.

“Según el balance del ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Gustavo González López, los resultados obtenidos en estos estados ofrece saldos interesantes como insumo de la opinión del público, referidos a la aprehensión de personas incursas en la comisión de diversos delitos, incautación de armas en posesión ilícita, recuperación de vehículos y un duro golpe al bachaqueo que fomenta la guerra económica, porque decomisaron alimentos de primera necesidad”, señaló el especialista.

Indicó que desde 1999, en Venezuela se legitimó socialmente al delincuente, ya que desde la máxima figura del Poder Ejecutivo se produjo un mensaje justificador de la acción ilegal, al avalar, por ejemplo, que si una persona tenía hambre resultaba válido que cometiera un robo, lo que causó mucho daño en la sociedad.

Sostuvo que el Gobierno abandonó a jóvenes entre 15 y 28 años, catalogándolo como un gran error, debido a que entre estas edades es donde se concentra la gran mayoría de víctimas y victimarios del delito en el país.

Izquiel enfatizó que en la OLP realizada en la Cota 905 detuvieron a 134 personas de las cuales solo siete fueron quedaron retenidas, mientras que todavía los principales azotes continúan en la calle.  “Para muestra, allí está El Picure, azotando al estado Guárico y al sur de Aragua; siguen funcionando las bandas de Juvenal y Javierito, así como otros elementos en las zonas de paz declaradas en Miranda”.

Manifestó que las cárceles se encuentran hacinadas y que ya no hay cama para tanta gente, por lo que no se sabe en donde encarcelarán a los capturados en las OLP.

“El problema de inseguridad que tenemos en Venezuela no lo vamos a resolver con un operativo militar o policial. Es un problema estructural, profundo, que pasa por el sistema de justicia. El OLP no toca el sistema de justicia, ni el tema del desastre penitenciario y tampoco lo relacionado con la prevención de delito y la recuperación de las policías”, apuntó el especialista.

Añadió que la destrucción del sistema policial, la politización del sistema de justicia, el Ministerio Público y el Tribunal Supremo de Justicia, ha causado una gran impunidad porque esos operadores que están ahí, en la gran mayoría de los casos, no por méritos personales sino por obsecuencia política, por pertenecer a un partido, por ser, digamos, sumisos al partido de Gobierno. Por tanto, no tienen independencia, autonomía en el ejercicio de sus funciones y eso lo paga el pueblo venezolano con esta impunidad que gozan los delincuentes.

Resaltó que otro aspecto que le ha hecho mucho daño al país son las cárceles, puesto que el sistema carcelario es sinónimo de escuelas de delincuentes, “no se rehabilita nadie, hay un altísimo índice de reincidencia criminal una vez que las personas salen de pagar su condena; las cárceles no son dominadas por el Estado sino por pranes que hacen lo que les da la gana dentro de estos recintos penitenciarios”.

Recomendó que en el país debe haber un consenso con las fuerzas políticas  para que las medidas sean reconocidas por todos; reconocer el problema, no desviarlo a causas que no existen, el Gobierno Nacional debe aceptar las críticas constructivas que se han endilgado en torno a estas fracasadas políticas de seguridad e inclusive convocar a la concertación a las fuerzas políticas para que se cuente con el respaldo de todos en materia de lucha contra el hampa.

Comentarios

comentarios