article-thumb
   

“Jesús nunca nos invitaría a ser sicarios”, dice Francisco a los jóvenes en Michoacán

Christhian Colina

Efe.- El Papa mandó este martes desde Morelia un mensaje a los jóvenes mexicanos que pueden ser tentados por el dinero fácil o por el narcotráfico: “Jesús nunca nos invitaría a ser sicarios, sino que nos llama discípulos”.

Jesús nunca nos invitaría a ser sicarios, sino que nos llama discípulos. Él nunca nos mandaría al muere, sino que todo en él es invitación a la vida. Una vida en familia, una vida en comunidad; una familia y una comunidad a favor de la sociedad”, les dijo Francisco a los jóvenes.

Francisco celebró en el estadio José María Morelos y Pavón de Morelia, la capital del estado de Michoacán, un encuentro multitudinario, con cerca 100 mil jóvenes, en la cuarta jornada de su viaje a México. Con un lenguaje directo y coloquial, el pontífice argentino les animó a no caer en las tentaciones del dinero fácil que llega del narcotráfico o de la criminalidad.

Es mentira que la única forma de vivir, de poder ser joven es dejando la vida en manos del narcotráfico o de todos aquellos que lo único que están haciendo es sembrar destrucción y muerte”, les aseguró. “Es mentira que la única forma que tienen de vivir los jóvenes aquí es en la pobreza y en la marginación”, agregó.

Y les invitó a seguir a Jesús, porque “es Jesucristo el que desmiente todos los intentos de hacerlos inútiles, o meros mercenarios de ambiciones ajenas”. A los jóvenes, el Papa les dio varios consejos: “No se puede vivir la esperanza, sentir el mañana, si primero uno no logra valorarse, si no logra sentir que su vida, sus manos, su historia valen la pena”.

Y les invitó a valorarse porque lo peor para perder la esperanza “es cuando sentís que no le importas a nadie o que estás dejado de lado” o cuando “sentís que da lo mismo que estés o que no estés”. “Eso mata, eso nos aniquila y es puerta de ingreso a tanto dolor”, recalcó.

Les advirtió de la amenaza de creer “que empiezas a ser valioso cuando te disfrazas de ropas, marcas, del último grito de la moda, o cuando te vuelves prestigio, importante por tener dinero pero, en el fondo, tu corazón no cree que seas digno de cariño, digno de amor”.

 

Comentarios

comentarios