article-thumb
   

Jesús Pérez, el juez del caso Rosales que en 2012 liberó al hijo de Motta Domínguez

Christhian Colina

Christhian Colina.- El 1º de julio de 1992 ingresó al Poder Judicial Jesús Pérez, el verdugo particular del exgobernador del estado Zulia, Manuel Rosales, luego de su detención el 15 de octubre en el Aeropuerto Internacional de La Chinita, en el estado Zulia. El actual juez del Tribunal 19º de Control de Área Metropolitana de Caracas, ha tenido en sus manos casos como el de Luis Alfredo Motta Vega, hijo del ministro de Energía Eléctrica, Luis Motta Domínguez, y que pese a ser reincidente en lesiones, robo y homicidios, decidió liberarlo.

Jesús Rafael Pérez Farías, tiene 23 años en los tribunales de la República y entre sus numerosas designaciones destaca la oficializada en la Resolución Nº 2008-0110 del 30 de julio de 2008, suscrita por la entonces presidenta del Tribunal Supremo de Justicia, Luisa Estella Morales, en donde fue nombrado juez itinerante con competencia en Delitos de Violencia Contra la Mujer. Mientras que en julio de 2012 fue designado juez temporal para cubrir las faltas de los jueces ordinarios y penales con competencia en adolescentes, con motivo de permisos, reposos, vacaciones, inhibiciones y recusaciones.

En  octubre de 2012, Pérez se encontraba haciendo una suplencia en el Juzgado 34º de Control de Caracas y le correspondió la audiencia de presentación de Luis Alfredo Motta Vega (hijo de Motta Domínguez), por la presunta comisión de los delitos de tentativa en robo agravado, resistencia a la autoridad y lesiones personales. El joven fue detenido por funcionarios de PoliChacao tras agredir e intentar robar a un taxista identificado como Luzner Marcano. Pese a que el Ministerio Publico solicitó mantenerlo privado de libertad, el juez le otorgó una medida de libertad condicional.

Meses antes, Motta estuvo involucrado en un tiroteo en una discoteca de Las Mercedes cuando le disparó a otro joven en el estómago, hecho por el que fue imputado por el delito de homicidio en grado de frustración, cargo del que fue liberado en abril de ese mismo año.

La noche del 16 de octubre, Pérez Farías celebró la audiencia de presentación de Rosales, acto en el que el Ministerio Publico lo imputó por el delito de enriquecimiento ilícito por el que ya había sido imputado el 11 de noviembre de 2008. Ratificando la medida privativa de libertad y manteniendo su sitio de reclusión en la sede del Sebin en el Helicoide. La audiencia que fue privada y se prolongó por algo más de una hora, se realizó en la sala E del piso 1 del Palacio de Justicia de Caracas y no fue permitido el acceso de su esposa, Eveling Trejo, ni de sus hijos.

Comentarios

comentarios