Connect with us

La Lupa

Jovenel Moïse: claves del magnicidio en Haití

Hombres armados entraron a la residencia presidencial y le dispararon 12 veces: en la frente, el pecho, la cadera y el abdomen

Publicado

/

Caracas / Foto Portada: AP.- El cruel asesinato del presidente de Haití, Jovenel Moïse consternó al mundo el miércoles. El ataque armado contra el mandatario y su esposa que se encuentra herida de gravedad muestra la cara más violenta de Haití y la fragilidad de los haitianos -sin importar su estatus- ante los criminales que mantienen azotada la nación que ha sufrido ciclos interminables de violencia, invasión y represión.  

Lea también: Policía de Haití "intercepta" a los presuntos asesinos del presidente Jovenel Moïse

El primer ministro Claude Joseph confirmó a Le Nouvelliste el asesinato del presidente Jovenel Moïse, en su domicilio de Pélerin 5, por un comando de hombres armados. El hecho ocurrió la madrugada del miércoles 7 de julio. La hija del primer mandatario estaba en la vivienda en el momento del ataque, pero no fue herida. Mientras que su esposa se encuentra en estado de gravedad tras haber recibido múltiples disparos.

A las 5:00 a.m. del miércoles, Joseph emitió el siguiente comunicado de prensa:

Aproximadamente a la una 1:00 a.m, un grupo de individuos no identificados -algunos de los cuales hablaban en español- atacaron la residencia privada del presidente de la República e hirieron mortalmente al Jefe de Estado. La Primera Dama recibió un disparo y está recibiendo el tratamiento necesario.

Condenando este acto atroz, inhumano y bárbaro, el Primer Ministro a.i., Dr. Claude Joseph, y el CSPN llaman a la calma. La situación de la seguridad en el país está bajo el control de la Policía Nacional de Haití y las Fuerzas Armadas de Haití.

Advertisement

Se están tomando todas las medidas para garantizar la continuidad del Estado y proteger a la Nación. La democracia y la República ganarán.

Acribillado

Cuatro presuntos miembros del comando armado que hirió de muerte al presidente Jovenel Moïse fueron asesinados en las operaciones policiales horas después del suceso, informó AlterPresse.

Otros dos presuntos asaltantes fueron interceptados y tres policías tomados como rehenes por miembros del comando fueron liberados, según el director general de la policía, Léon Charles, que habló a la prensa al mismo tiempo que el primer ministro interino Claude Joseph la noche de este miércoles.

Charles indicó que ningún miembro de la policía resultó herido durante la operación y aseveró que continúa el despliegue de los cuerpos de seguridad para encontrar a otros miembros del comando, compuesto por sicarios extranjeros. Hasta ahora, se ha descartado la posible complicidad dentro de las fuerzas haitianas.

Advertisement

Por su parte el medio Le Nouvelliste -fundado en 1898- ofreció detalles exclusivos sobre el asesinato del mandatario de 53 años. Según un reporte de este miércoles, el juez de paz suplente de Pétion-Ville, Carl Henry Destin dijo al medio que el presidente recibió 12 disparos.

"Hemos encontrado doce agujeros en el cuerpo del presidente. El despacho y el dormitorio fueron saqueados. Lo encontramos tumbado de espaldas, con los pantalones azules, la camisa blanca manchada de sangre, la boca abierta y el ojo izquierdo perforado. Vimos un orificio de bala en la frente, uno en cada pezón, tres en la cadera y uno en el abdomen", describió.

Precisó que los disparos fueron perpetrados "con armas de gran calibre y proyectiles de 9 mm".

Ninguna otra persona en la residencia presidencial recibió disparos, excepto la primera dama, continuó el juez Carl Henry Destin, citando a testigos. La hija del presidente, Jomarlie, que estaba en la residencia presidencial al momento del ataque  se escondió en la habitación de su hermano.

La empleada de servicio y el chico de guardia fueron atados por los miembros del comando que gritaron "operación DEA" cuando entraron en la propiedad: "se encontraron muchos casquillos de 5,56 y 7,62 milímetros entre el portal y el interior de la residencia".

Advertisement

Coronavirus, G9 y la amenaza cumplida

El terrible crimen contra el mandatario haitiano que llegó al poder en el año 2017 hace temer una escalada de la violencia en el país que ha sido catalogado por el Banco Mundial como el "más pobre de occidente". Durante años,  Haití ha sido dominado por pandillas que amenazan a políticos, empresarios y a la población en general.

Según un reporte del medio haitiano "Haití en Marche", hace dos semanas, el líder de una de las bandas más peligrosas de ese país,  Jimmy Cherizier anunció que iniciaría una "revolución contra las élites empresariales y políticas". Debido a los hechos violentos que desde hace meses se registran en la capital, Puerto Príncipe, la Organización de Naciones Unidas (ONU) advirtió que son "niveles sin precedentes": los grupos rivales luchan entre sí o con la policía por el control de las calles, generando el desplazamiento de miles de personas y empeorando la crisis generada por fenómenos climáticos (terremotos y huracanes) y la pandemia por COVID-19.

Cherizier, alias Barbecue, es un exagente de policía que ahora dirige la llamada federación G9 de nueve bandas formada en 2020. Rodeado de hombres fuertemente armados con machetes y pistolas se dirigió a los medios de comunicación locales y dijo que "el G9 se convirtió en una fuerza revolucionaria para liberar a Haití de la oposición, el gobierno y la burguesía haitiana".

El Centro de Análisis e Investigación de Derechos Humanos advirtió que estos grupos de delincuencia organizada se han hecho cada vez más poderosos debido a la creciente pobreza y la impunidad existente. Además, estos hechos violentos son cruciales para marcar el colapso en una nación donde casi la mitad de la población se enfrenta a una inseguridad alimentaria "muy aguda", según Naciones Unidas, y los contagios por COVID-19 están aumentando.

Advertisement

La directora de la Organización Panamericada de la Salud (OPS), Carissa Etienne manifestó este miércoles que están muy preocupados por Haití ya que la violencia que se registra en el país afecta la lucha contra el coronavirus. "Seguimos preocupados por Haití", dijo en rueda de prensa informó Infobae. "Según los datos reportados, ha habido una leve disminución en los casos nuevos, pero la situación sigue siendo muy difícil, con episodios de violencia que desafían la respuesta a la pandemia".

En Haití se registró un aumento de contagios, hospitalizaciones y muertes por el letal virus desde mayo, luego de que se detectaran las variantes Alfa y Gamma (identificadas respectivamente por primera vez en el Reino Unido en diciembre de 2020 y en Brasil en enero de 2021). La violencia de las pandillas complica los esfuerzos para limitar la propagación del virus, ya que cientos de familias se ven forzadas a dejar sus casas y amontonarse en albergues precarios.

Incertidumbre y caos

A más de 24 horas del magnicidio que ha sorprendido a las clases políticas de Haití, se han tomado una serie de medidas, como el establecimiento del estado de sitio y la declaración de 15 días de luto nacional. Mientras tanto, la esposa de Jovenel, que resultó gravemente herida en el atentado, está recibiendo tratamiento en Miami, donde ha sido trasladada de urgencia.

La primera dama, Martine Moïse llegó a Florida donde está recibiendo cuidados, informó Alter Presse. El avión sanitario que transportaba a la primera dama aterrizó a las 3:30 de la madrugada en el aeropuerto ejecutivo de Fort Lauderdale y fue trasladada al Baptist Hospital para recibir tratamiento. Martine Moses tiene signos vitales estables pero sigue en estado crítico tras sufrir heridas de bala en los brazos, la mano y el abdomen.

Advertisement

Aún no se sabe que sucederá con el vacío de poder que dejó el magnicidio, ya que falta un poco más de dos meses para las elecciones presidenciales y legislativas que han sido convocadas para el próximo 26 de septiembre. En el proceso electoral ya quedaba establecido que Moïse no podía ser candidato y, por tanto, era la hoja de ruta aceptada por la comunidad internacional para dar salida a la crisis.

La oposición acusó a Moïse de aferrarse al poder y gobernar por decreto desde que disolvió la Asamblea. En una entrevista concedida a El País, el mandatario aseguró que dejaría el poder en 2022 con el argumento de que su llegada real al puesto se había producido en 2017, más tarde de lo previsto.

Antes de ser asesinado, Moïse nombró como primer ministro a Ariel Henry, pero no alcanzó a ser ratificado. Este nombramiento significó una guerra intestina en el interior de su partido el PHTK, que añade enemigos a la larga lista de quienes lo querían fuera del poder.

Moïse asumió el cargo en 2017, en medio de unas polémicas elecciones que tuvieron que ser repetidas, pero que posteriormente ganó con claridad y sin necesidad de segunda vuelta. Tras romper relaciones comerciales con Venezuela, estuvo envuelto en varias crisis por acusaciones de corrupción vinculadas a PetroCaribe.

El pasado febrero, Moïse denunció un fallido golpe de Estado y un intento de magnicidio y hasta un juez de la Corte Suprema se proclamó presidente legítimo.

Advertisement

“El golpe de Estado no es un hecho puntual, sino una secuencia de acciones. Hasta ahora los Gobiernos eran títeres de los grupos económicos, pero esto hoy no sucede y nuestras decisiones sientan muy mal a quienes se sienten poderosos e intocables. Un pequeño grupo de oligarcas está detrás del golpe y quiere apoderarse del país”, denunció en febrero de 2021 en la entrevista concedida al medio español.

El ministro de Cultura y Comunicación, Pradel Henríquez, anunció la presencia de haitianos en las filas de los atacantes y subrayó que la operación que está llevando a cabo la policía debe durar hasta que los atacantes sean desalojados. Debido al estado de sitio en el que se encuentra el país, Pradel Henríquez instó a los haitianos a permanecer en casa, indicó Alter Presse.

"Un estado de sitio implica un toque de queda. Si no tienes un trabajo que te obligue a viajar por la noche, quédate en casa", instó Henríquez.

El Primer Ministro Claude Joseph anunció que un juez de paz ya realizó los exámenes postmorten del cadáver del presidente Jovenel Moïse y que el cuerpo fue trasladado a una morgue del área metropolitana.



Advertisement

Tendencias