article-thumb
   

Familiares del hijo del alcalde de Campo Elías desconocen su paradero y temen por su vida

El Cooperante | 11 agosto, 2017

Caracas, 11 de agosto.- Juan Pedro Lares, hijo del alcalde del municipio Campo Elías del estado Mérida, Omar Lares, fue detenido el pasado 30 de julio en la localidad de Ejido. De acuerdo a una nota de prensa de Provea, se presume que el Gobierno lo mantiene secuestrado para obligar a su padre a que se entregue a las autoridades. Él y su madre tienen nacionalidad colombiana.

Lea también: Saab pedirá revisar jurisdicción militar de 72 opositores: “Ortega Díaz poco hizo”

Como activista político de la oposición antes de su elección, Omar Lares había sufrido hostigamientos presuntamente relacionados con su actividad política. En el año 2005 le propinaron 3 disparos, luego de postularse en una primera elección -en la que no resulto seleccionado-, en el año 2010 presuntos miembros de grupos civiles armados protegidos por el gobierno robaron  e incendiaron su domicilio.





A raíz del inicio del ciclo de protestas que comenzó a principios de abril en el país, en el que se realizaron protestas en Ejido, capital del municipio, Lares comenzó a recibir amenazas contra su vida e integridad mediante mensajes telefónicos y por redes sociales. El 30 de julio de 2017, mientras se realizaba el proceso electoral para la cuestionada Asamblea Nacional Constituyente, efectivos de la Guardia Nacional y funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana y el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional intentaron ingresar a su domicilio.

En la vivienda se encontraban cuatro personas: Lares, su esposa Ramona Rangel y sus dos hijos, de 13 y 24 años. Los cuatro escaparon por la parte posterior de la vivienda; sin embargo, los efectivos lograron capturar a Juan Pedro, quien fue trasladado a las pocas horas, supuestamente, a la cárcel de El Helicoide, ubicada en Caracas.

Tras una orden de privación de libertad en su contra, el alcalde se encuentra resguardado mientras que su esposa ha realizado denuncias, tanto en el Ministerio Público como en la Defensoría del Pueblo de la ciudad de Mérida.





Ante las informaciones extraoficiales de que su hijo estaría en Caracas, Rangel se movilizó a la capital venezolana. Ha ido en diferentes oportunidades a El Helicoide y no le han permitido ver a su hijo. Tampoco le pueden corroborar oficialmente que él se encuentre en ese centro. Desde su privación de libertad, el joven no ha sido trasladado a un tribunal, por lo que aún no le formulan los cargos por los que estaría privado de libertad. Su detención es arbitraria, pues para ello no se contaba ni con una orden emitida por un tribunal ni su aprehensión fue cometida en flagrancia.

Sus familiares temen que el joven esté siendo objeto de tratos inhumanos, crueles y degradantes para obligarlo a revelar el paradero de su padre. Asesorada por el Foro Penal Venezolano, Rangel ha introducido ante tribunales venezolanos un Habeas Corpus, del cual no se ha tenido respuesta. Asimismo, se ha dirigido a autoridades colombianas para que intercedan por la libertad de su hijo.

Comentarios

comentarios