article-thumb
   

“Juegan duro para negociar”: El plan del Grupo de Lima tras resolución contra Maduro, según Jesús Seguías

Danny Leguízamo | 4 enero, 2019

Caracas.- El único plan posible es la negociación efectiva. Lo anticipamos en El Cooperante en una nota titulada “Rumbo al 10-E: ¿Qué prepara el Grupo de Lima contra el régimen de Nicolás Maduro?”. En ella, advertimos que los países miembros del bloque no dudarían en condenar el segundo mandato de Nicolás Maduro y que emprenderían acciones con el fin de provocar una negociación, pues se sabe, en Venezuela no habrá intervención militar extranjera. De hecho, el Grupo reconoce en el punto seis que son los venezolanos los únicos llamados a resolver la crisis que aqueja al otrora rico país petrolero.

Le puede interesar: Los puntos clave de la declaración del Grupo de Lima contra Nicolás Maduro

Jesús Seguías, presidente de la encuestadora Datincorp y director de Gerencia Política, manifestó en un análisis difundido a través de sus redes sociales que “El Grupo de Lima juega duro para negociar”, y que la declaración ofrecida este viernes por los cancilleres de los países miembros del bloque “es una carta de buenos propósitos que no será acatada por el gobierno de Maduro, pero que sí servirá para facilitar el objetivo final trazado por toda la comunidad internacional: negociaciones”.

Para Seguías, posiblemente en los próximos días se produzca la retirada de algunos embajadores en Venezuela, “algo que no le conviene a la oposición”.

También, afirmó que “Los venezolanos están decepcionados de sus políticos. Ya no quieren salidas simbólicas sino combólicas y efectivas”.

A continuación, el texto íntegro del análisis de Seguías:

1. La Declaración del Grupo de Lima es una carta de buenos propósitos que no será acatada por el gobierno de Maduro, pero que sí servirá para facilitar el objetivo final trazado por toda la comunidad internacional: negociaciones.

2. Mientras tanto los actores siguen midiendo músculos. El juego duro continúa.

3. Presumo que quizás en los próximos días se produzca la retirada de algunos embajadores, más no una ruptura diplomática con el gobierno de Venezuela. Esta no le conviene a la oposición.

4. USA siempre conservó la misión diplomática en La Habana, pero los Castro no cayeron ni renunciaron. Nicolás Maduro es discípulo de los Castro, no de Yamil Mahuad o de Fernando De La Rúa.

5. Suponemos que los venezolanos, especialmente los dirigentes opositores, sabrán darle una lectura correcta a esta declaración enmarcada en la guerra diplomática.

6. Y más claro debemos tener lo que resalta el Punto 6 de la Declaración del Grupo de Lima: La solución a la crisis corresponde a los venezolanos, es decir, no habrá soluciones milagrosas desde el exterior. El pueblo cubano ya lo comprendió tempranamente, a pesar de ser víctima de una brutal dictadura comunista que está a 150 millas de las costas de Estados Unidos.

7. Y si corresponde a los venezolanos la solución, y nos encontramos con una oposición desmembrada, sin foco definido, desvariando, sin objetivos claros, tal como una carreta conducida por 4 bueyes que van en dirección contraria cada uno, qué capacidad, qué poder tiene ésta para nombrar un nuevo gobierno de manera unilateral y que sea acatado por el adversario?

8. Los venezolanos están decepcionados de sus políticos. Ya no quieren salidas simbólicas sino “combólicas” y efectivas. Mientras tanto, lo mejor es aprovechar todas las rendijas que se presenten. Todas. Presionar por todas las vías es una excelente opción. Negociar será la solución.

Comentarios

comentarios