article-thumb
   

La advertencia de Rusia a EE. UU sobre intervención militar en Venezuela no asusta al Pentágono

Elizabeth Fuentes | 9 enero, 2019

Caracas.- Si bien en dos oportunidades el Gobierno ruso ha exhortado a Estados Unidos a no intervenir militarmente en Venezuela, porque podría generar un enfrentamiento entre ambas potencias, a la hora de la práctica, no cumple sus amenazas. Basta con recordar que una situación similar se presentó recientemente con Siria y el régimen de Vladimir Putin se limitó a quejarse ante la ONU.

Le puede interesar: Padrino López renuncia a Maduro y amenazó con dimitir si no lo hacía, según The Washington Post

Fue el 12 de abril del año pasado, cuando el embajador ruso ante la ONU, Vasili Nebenzia, advirtió a Donald Trump sobre el posible riesgo de una guerra entre su Rusia y Estados Unidos si Washington lanzara un ataque militar contra Siria “dado que hay fuerzas rusas en Siria y hay posibilidad de que se produzca una escalada”. Pero a los dos días del discurso, el G de Donald Trump lanzó un ataque quirúrgico contra Siria que definió como “Misión cumplida”.





“Hemos utilizado algo más del doble de armas que el año pasado y hemos atacado objetivos selectivos para dañar el programa de armas químicas”, dijo sobre el ataque el secretario de Defensa norteamericano, James Mattis. Ya en el año 2017, EE.UU había bombardeado una base aérea siria con 58 misiles Tomahawk, desconociendo también entonces las serias advertencias hechas desde Rusia.

Después de esos ataques, Vladimir Putin se limitó a describirlos como un acto de agresión y solicitó una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU. Pero no hubo conflagracion mundial ni la sangre llegó al río.

De tal manera que los esfuerzos mediáticos de Moscú para hacerse ver como un protector militar de Siria o Venezuela suelen ser poco creíbles. Algunos analistas consideran que la postura de Moscú obedece al interés del Kremlin de hacer ver que su país no está tan aislado como Estados Unidos quisiera. Cabe recordar que Rusia, como Venezuela, enfrenta graves sanciones económicas tanto de la Unión Europea como de EE. UU- desde el año 2014, cuando decidió anexar Crimea a su territorio, abuso que fue apoyado por Venezuela ante la ONU.





“El Kremlin busca a países que aún quieran lidiar con ellos, y eso incluye a Venezuela… quieren dar la imagen de una Rusia que no está aislada, cuando en realidad lo está”, declaró a BBC Mundo el exembajador de Estados Unidos en Ucrania e investigador del centro de análisis Brookings Institution, Steven Pifer. Y el venezolano Francisco Monaldi, experto en política energética en Latinoamérica, agregó que para los rusos el apoyo a Venezuela tiene su trasfondo económico ya que “Aprovecharon que Venezuela estaba desesperada, para poder obtener acceso a gas y petróleo venezolano en muy buenos términos económicos…pero no para enviarlos a Rusia sino como un buen negocio para Rosneft”.

También puede leer: Gobierno de Maduro torturó a decenas de militares por temores de un golpe de Estado, según informe

Cabe recordar también que a finales del año pasado, Vladimir Putin dijo en un encuentro sobre energía, que se realizaba en Moscú que “solo los venezolanos deberían decidir el futuro de Maduro…¿Nos gusta que los venezolanos sufran? ¿Queremos empeorar la situación a fin de derrocar al presidente Maduro?”, preguntó Putin a la audiencia, formada por empresarios del sector energético y políticos, incluyendo al Canciller Jorge Arreaza.

“Uno no debería entrar allí como un elefante en una cristalería sin entender lo que realmente ocurre en el país andino, que sufre una grave crisis política, económica y social”, sostuvo allí el mandatario ruso. Discurso que permite sacar al menos dos conclusiones: una, que Putin conoce al dedillo la caótica situación de los venezolanos y dos, que en la metáfora que empleó sobre el elefante en la cristalería no mencionó para nada que Rusia haría lo que fuese para impedir que el animal destruyera todo a su paso, rumbo a Miraflores.

Comentarios

comentarios