Connect with us

La Lupa

La antipolítica podría triunfar en Ecuador

El joven empresario Daniel Noboa llega sorpresivamente a la segunda vuelta frente a un electorado insatisfecho con los partidos políticos tradicionales. Mientras Luisa González, la candidata de Rafael Correa, ofrece nostalgia y pasado, Noboa ofrece trabajo y progreso, algo que motorizó al joven votante a acudir a las urnas

Foto del avatar

Publicado

/

Caracas/Foto: Cortesía. Mal acompañada por el sempiterno asesor español de la izquierda latinoamericana, Pablo Iglesias, la candidata del correísmo, Luisa González, se mostró muy poco feliz luego de los resultados de las elecciones en Ecuador, porque si bien logró el  primer sitial en el favor popular, la realidad fue otra. O casi.

Lea también: Creciente indiferencia hacia la democracia en Sudamérica: en Venezuela todavía quedan reservas

Porque si bien Luisa González logró 34,5 por ciento de la votación, el voto duro de la aceitada maquinaria electoral del correísmo, su oponente, Daniel Noboa, ascendió sorpresivamente desde el 4 por ciento al 24% en las encuestas, convirtiéndose ahora en un rival de cuidado que podría repetir la hazaña de aumentar rápida y peligrosamente su votación para llevarse el premio mayor. Basta con sumar los porcentajes del resto de los candidatos (40 % aproximadamente), para suponer que la batalla final podría ganarla Noboa si logra convencerlos a todos. 

"Posiblemente, estamos frente al fenómeno que se viene repitiendo en la mayoría de los países de América Latina, que es el voto antisistema. Si fuera así, sería el voto de la insatisfacción, el voto de rechazo a los partidos (que equivale a decir rechazo a lo inexistente), el voto en contra de los políticos y de todo lo que huela a política", aseguró el analista político ecuatoriano Simón Pachano en el diario El Universo. 

Pero Noboa logró capturar también el voto joven, quienes vieron en su liderazgo independencia y novedad, muy distinto a González, a quienes la vinculan con figuras del pasado, como Rafael Correa y el propio Pablo Iglesias, ambos acusados de corrupción en sus respectivos países, un tema muy sensible para el votante latinoamericano que ve en la corrupción la base de sus desgracias. De hecho, Rafael Correa es hoy un prófugo de la justicia de su país que vive entre Bélgica y Caracas, donde mantiene una oficina y viaja con frecuencia con boletos de primera clase de Turkish Airlines. 

Noboa, al contrario, tiene una historia más limpia.  Se trata de un joven empresario exitoso, con méritos académicos - posee dos maestrías en Administración Pública (Harvard) y en Comunicación Política-, más una curul en la Asamblea Nacional desde el año 2021. Pero es su rostro empresarial el que, por un lado, alimenta su imagen, ya que la esperanza de los ecuatorianos que lo siguen es la posibilidad de que, una vez en la presidencia, Noboa sepa y logre crear empleos. Y por la otra, es considerado el hombre que podría unificar al país luego de los atentados criminales contra el candidato presidencial Fernando Villavicencio, Pedro Briones- líder local del partido de Rafael Correa-, y el alcalde Agustín Intriago.

Advertisement

Contra su propuesta se enfrenta el verbo de la izquierdista González y su tutor Rafael Correa, que poco podría sumar ya.  Basta recordar las amenazas de Correa contra estudiantes y obreros que marcharan en contra de su gobierno, a quienes amenazó con sanciones académicas y judiciales. Más el oscuro expediente de su servicio de inteligencia al cual ordenó espiar a  políticos, periodistas, empresarios, grupos indígenas, tuiteros e incluso miembros de su propio equipo, como develó el periodista Roberto Aguilar, del diario Expreso de Ecuador, quien demostró que hasta en la oficina del presidente Lenin Moreno, Correa plantó micrófonos para vigilar sus pasos.

Con este pasado sobre sus hombros, será cuesta arriba que Luisa González suene creíble cuando prometa unidad, paz, buena administración pública o cualquier asunto que pueda ser desmentido por la realidad del gobierno correísta. 

Por ahora, la decisión final parece estar en manos de quienes votaron por Jon Topic, quien obtuvo 14% de los votos y ya anunció su respaldo a Noboa y Christian Zurita, que sacó 16, 5% de los votos, y aún no ha anunciado a quién apoyará. 

Pero lo que sí resulta claro es que este sorpresivo resultado a favor de Daniel Noboa polarizará la próxima contienda entre correísmo y anticorreistas. O correísmo y novedad.  Y en publicidad y propaganda, la palabra "nuevo" suele ser el mejor argumento de ventas.



Advertisement

Tendencias