Connect with us

La Lupa

La batalla en el PSUV que buscaría ponerle freno al poder de Diosdado Cabello

Foto del avatar

Publicado

/

Caracas.- En días pasados, el ministro de Educación, Elías Jaua, pidió públicamente a los directivos del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), poner sus cargos a la orden, puesto que, a su juicio, "es la hora que le demos a nuestra militancia la oportunidad, el derecho de elegir de manera directa, secreta y universal a la dirección nacional del partido y las direcciones regionales”.

Lea también: ¿Por qué Diosdado Cabello sigue siendo la piedra en el zapato de Maduro?

En una entrevista ofrecida a Unión Radio, Jaua insistió en la necesidad de reestructurar la tolda política, al enfatizar que "no puede seguir siendo indiferente ante los entramados de corrupción" que han implosionado en las filas chavistas. El último cambio que se realizó en la cúpula pesuvista, fue en el año 2011, cuando el fallecido presidente, Hugo Chávez, decidió hacer algunos movimientos estratégicos de cara a las presidenciales de 2012.

La reestructuración llevada a cabo por Chávez, incluyó la remoción de Cilia Flores como primera vicepresidenta del partido y la designación, en su lugar, de Diosdado Cabello, quien ha permanecido como el segundo más importante al mando dentro de la organización política desde entonces.

Fue de esta manera que el expresidente de la Asamblea Nacional logró ingresar a la primera vicepresidencia del partido, y es que desde la creación del PSUV, en 2008, solo se ha realizado una elección en la tolda para escoger las autoridades que dirigen el partido desde sus entrañas. Para entonces, Cabello no fue electo como miembro principal, sino que quedó de segundo entre los suplentes.

Le puede interesar: Las 15 mafias que Nicolás Maduro prometió eliminar y no pudo

Podría ser esta la razón principal por la que, desde que llegó a la vicepresidencia de la tolda, no se han realizado más comicios internos directos, como los que ahora pide Jaua, y es que las elecciones que se han celebrado dentro del PSUV, han sido exclusivamente para escoger delegados durante los congresos y cargos menores, nada que afecte a los miembros de la cúpula, los cuales, inicialmente serían transitorios.

Advertisement

En cambio, las modificaciones que han surgido en la directiva se han derivado de expulsiones y retiros por parte de dirigentes que ya no se sienten alineados con las políticas del PSUV, como es el caso de Rafael Ramírez, Héctor Navarro y Alberto Müller Rojas. Para la periodista Ibéyise Pacheco, "con la solicitud de Elías Jaua de hacer elecciones dentro del PSUV, Maduro y Cilia retoman sus planes de descabezar a Diosdado".

Ya desde el año pasado, las divisiones entre Maduro y Cabello eran evidentes. Antes de la instalación de la Constituyente, se dictaron los lineamientos para quienes estuviesen interesados en postularse, quedando claro que los funcionarios con cargos públicos en ejercicio no podrían optar por un puesto en el ente temporal. Sin embargo, Cabello dejó frío a más de uno, cuando anunció que se apartaba de su cargo como diputado al Parlamento para emprender la candidatura en la ANC.

Lea además: “Optimizar el partido”: Lo que dijo Julio Chávez sobre solicitud de Jaua en el PSUV

Para frenar al exgobernador de Miranda, Maduro jugó con el peso de Carmen Meléndez y de Aristóbulo Istúriz, a quienes hizo postularse. La historia se repitió en febrero pasado, cuando el periodista Eligio Rojas, reveló que Jaua había desechado la oportunidad de dirigir Somos Venezuela, para poder enfrentar desde el PSUV las acciones de Cabello.

Las recientes declaraciones de Jaua sobre su deseo de reestructurar la tolda roja, no solo estarían basadas en ponerle un freno a Diosdado, sino que también podrían derivarse de los resultados de las elecciones presidenciales emitidos por el Consejo Nacional Electoral (CNE), esto según el periodista Nelson Bocaranda, quien advirtió en sus Runrunes que el poder de la militancia del PSUV  y el fracaso de Somos Venezuela, quedó evidenciado en el conteo de votos.

Un dato que Cabello se encargó de enfatizar este jueves durante la transmisión de su programa, "Con el Mazo Dando", en el que recordó que más del 80% de los votos que recibió Maduro, provenían de las filas de la tolda roja. En la misma alocución, el primer vicepresidente del partido se refirió al IV Congreso del PSUV, el cual arrancará el próximo 28 de julio.

Advertisement

Lea también: ¿Le dieron la espalda? Los militantes de partidos “rojitos” que no votaron por Maduro

"Nos ha pedido el compañero Presidente que sea un congreso para la unión revolucionaria (...) que se reinvente para que nos ayude a gobernar en los estados, en el Gobierno nacional", dijo el constituyente, quien puntualizó que cada cuatro años, de acuerdo con el reglamento de la organización, debe realizarse un congreso con el fin de renovar sus cuadros y orientar con líneas estratégicas e ideológicas a la revolución. Al respecto, Jaua también se pronunció, y acotó la necesidad de un debate abierto y crítico durante el evento político. Lo cierto es que aunque el partido rojo y sus dirigentes tratan de hacer ver que están más unidos que nunca, las costuras se notan.



Tendencias