article-thumb
   

La carta de un preso político en la que narra las torturas que vive desde su detención

El Cooperante | 2 octubre, 2018

Caracas.- Manuel Bernardo Chacin, envió este martes una conmovedora carta donde revela todos los detalle de su detención en el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) y torturas a las que ha sido y es sometido.

Lea también – Wills Rangel dijo que beneficios por contratos colectivos “continuarán inalterables”

Hoy, que se cumple un año de su detención, describió como vivió ese desagradable momento: “Me taparon mi cara con una capucha negra y me llevaron a la fuerza sin darme ninguna explicación. Me subieron en alguno de los vehículos y comenzaron a golpear supongo con las armas y sus manos en mi cabeza fuertemente (…) permanecí con la cara tapada durante muchas horas en la parte trasera del vehículo con mis manos esposadas en la espalda tan fuerte que cortaban la circulación de las mismas“.

En el escrito, el preso político aseguró que el video en el que revela supuestos planes conspirativos, fue bajo amenaza. “El que me conoce sabe que no milito en ningún partido político”.

“He visto como desangran lentamente a los venezolanos pero lo que más me llena de optimismo es que he podido observar de cerca muy cerca el miedo que tienen estos opresores de que el pueblo se termine de unir convencidos de acabar con esta dictadura”, dice.


“Crecer no sólo como ser humano sino como ciudadano le agradezco todos los días a Dios, son lecciones que llevo dentro para que el día en que sea yo libre y en el caso de que mi país aun no lo sea, pueda yo aportar mi grano de arena para una verdadera liberación nacional (…) Hermanos la única lucha que se pierde es la que se abandona”, finaliza el texto.

A continuación la carta íntegra:

Les escribo desde los calabozos en la sede de la Policía política el Sebin a exactamente 1 año de ser capturado por el régimen de Nicolás Maduro.

Hace un año extactamente en horas del medio día fui interceptado por dos vehículos particulares sin matrículas, aproximadamente unos 10 sujetos vestidos de civil portando fusiles (armas de guerra) y sin identificarse procedieron a bajarme del vehículo en el que me encontraba, gracias a Dios solo, taparon mi cara con una capucha negra y me llevaron a la fuerza sin darme ninguna explicación. Me subieron en alguno de los vehículos y comenzaron a golpear supongo con las armas y sus manos en mi cabeza fuertemente, el trayecto hasta el primer lugar de mi secuestro fue un edificio en los chaguaramos antigua torre de la DISIP, lo sé gracias a que por un momento pude ver a través de la capucha que me encontraba cerca de crema paraíso en Santa Mónica y luego pude confirmarlo meses después en una conversación que tuve con un familiar quien preocupado ya que llevaba mas de 24 hrs desaparecido busco la única manera de localizar y despejar la duda de una desaparición forzosa de algún ciudadano en Venezuela en este momento (CONTACTANDO A UN FUNCIONARIO CORRUPTO DENTRO DE UNO DE LOS ORGANISMOS DE SEGURIDAD DEL ESTADO) con la finalidad de rastrear mi número telefónico y así saber la ubicación en la que probablemente me encontraba. En fin fui trasladado encapuchado a esta antigua torre, permanecí con la cara tapada durante muchas horas en la parte trasera del vehículo con mis manos esposadas en la espalda tan fuerte que cortaban la circulación de las mismas, a tal punto que llegó un momento en que dejé de sentirlas. Llegada la noche mis captores procedieron a bajarme del vehículo y me llevaron a una especie de oficina, esta tenía todos los vidrios tapados con cartulinas supongo que con la finalidad de que no se pudiera ver de afuera hacia adentro ni de adentro hacia afuera. Comenzaron a revisar mi teléfono y a preguntarme por el paradero del ex funcionario del CICPC Oscar Perez, hoy ya masacrado y ajusticiado por el régimen. Me hicieron cualquier cantidad de preguntas todas en relación a mi descontento con el régimen y a mi participación en las convocatorias a protestar en contra de la dictadura hechas por la mesa de la unidad democrática (MUD) en el primer semestre del año 2017. Cada pregunta iba acompañada de un golpe o algún otro medio de tortura física, llámese corriente o bolsa en la cara con objeto de asfixiarme, esto siempre lo hicieron los mismos personajes que vestidos de civil me secuestraron. Entre un momento y otro, en el cambio de método de tortura, un sujeto ingresó en la oficina uniformado con una camisa negra que en las mangas decía SEBIN, ahí fue que supe quiénes eran mis secuestradores, para mi sorpresa no era hampa común ni colectivos revolucionarios, era LA POLICÍA POLÍTICA de mi país quien violaba mis derechos humanos desde el primer momento en que fui aprehendido. Luego de un indefinido tiempo de tortura, y ya que no podían obtener ningún tipo de información o confesión, uno de los inspectores a cargo del procedimiento se acercó con un teléfono en una mano y una hoja de papel en la otra, me dijo que debía realizar un vídeo diciendo lo que en la hoja que traía decía, que yo era activista del partido político opositor Voluntad Popular, que Oscar Pérez me había contactado para realizar unos actos de sabotaje a cajeros automáticos, estaciones de servicio de gasolina, luz y agua, que había planeado colocar artefactos explosivos junto a una persona de alias “hombre bomba” y de otro que conseguía los materiales explosivos alias “jasper” en alguna manifestacion; y que tenía dos opciones para realizar el vídeo por las buenas o por las malas. No hay nada que sea más falso que lo que querian que dijera en el video, la gran mayoría de personas que me conocen saben que no soy de Voluntad Popular ni de ningun partiído político que hoy este inscrito en el parcializado y corrupto CNE.

SI YO SOY PARTIDARIO DE ALGÚN GRUPO, SERÍA DEL GRUPO DE LA GENTE QUE ESTÁ PADECIENDO LAS DECISIONES QUE AMBOS BANDOS HAN TOMADO, TANTO RÉGIMEN COMO OPOSICIÓN EN LOS ÚLTIMOS AÑOS, SOY DEL PARTIDO DE LA GENTE QUE HACE COLA EN LOS AUTOMERCADOS Y NO CONSIGUE LOS ALIMENTOS O LOS QUE SIMPLEMENTE NO LES ALCANZA EL SUELDO PARA ADQUIRIRLOS, DEL PARTIDO DE LOS ENFERMOS QUE NO CONSIGUEN SUS MEDICAMENTOS, DEL PARTIDO DE LOS QUE SE HAN TENIDO QUE IR DEL PAÍS DEJANDO FAMILIARES ACÁ, NO SOY NI JAMÁS HE PERTENECIDO A NINGÚN PARTIDO POLITICO, SIMPLEMENTE SOY UN VENEZOLANO MÁS EN RESISTENCIA. El movimiento equilibrio nacional con el que me intentan vincular y al que tampoco pertenecí, llevaba una lucha armada en contra del reégimen; y para qué un grupo armado que ataca el TSJ con un helicóptero y granadas ahora iba a dedicarse a dañar cajeros automáticos con pega loca? si ya éstos de por sí no disponían de efectivo, para qué iban a atacar el servicio de agua? si ya a todo el país le racionan el agua, para qué atacar la luz? si ya en Venezuela hay una crisis eléctrica. En un primer momento me negué y el funcionario tomó el celular que tenía y me hizo ver cuál era esa forma de realizar el vídeo por las malas.. La verdad no tuve otra opción y es que por más que yo ame a mi país, mi familia siempre estará por encima de cualquier cosa en este mundo, yo de verdad respeto y admiro a todo aquel que coloca a Venezuela por encima de cualquier cosa incluso por encima de su familia, yo por mi parte puedo sacrificar mi libertad por mi país porque al fin y al acabo mi lucha es por el futuro de ellos. El vídeo fue el utilizado por el vicepresidente en donde denunciaba un supuesto plan de sabotaje a los servicios públicos en el que además se dijo que yo tenía contacto con el dirigente político Leopoldo López, a quien jamás en mi vida he conocido, mucho menos mediado palabras. Con esto quiero dar a conocer cuál es el modus operandi de este régimen corrupto y de este organismo policial que no sólo extorsiona a ciudadanos comunes sino que también se caracteriza por violar todos los derechos de las personas a quienes aprehenden.

El día siguiente fui trasladado en horas de la tarde a la sede principal del Sebin en Plaza Venezuela. Me examinó un médico, éste al momento de examinarme vió que estaba completamente lesionado, mi espalda parecía una berenjena morada desde la nuca hasta el coxis, una costilla fisurada y los párpados quemados de tanta corriente que me aplicaron en los ojos, pero aún así colocó en el informe que mi estado era perfecto, que no tenía nada, espero que si en algún momento llega a leer estas líneas sepa que yo lo perdoné hace mucho y es que la verdad lo entiendo a él, las órdenes no se las da una persona normal, se las da un criminal de la peor calaña, un indolente a quien no le importaría llevarse por el medio a un simple comisario médico del mismo organismo.

Luego del chequeo médico fui trasladado a la sede El Helicoide en horas de la noche. Fui reseñado y fotografiado, luego me llevaron a una celda donde el hacinamiento era evidente, más de 70 presos por delitos comunes esperaban a mi llegada, ya había aparecido en cadena nacional algo que para el momento todos sabían y yo aún desconocía. La verdad todos fueron solidarios me regalaron pasta de diente, jabón entre otros artículos de primera necesidad y hasta la oportunidad de ver tv en una colchoneta. Entre los cambios de canal y canal en el tv repitieron la cadena nacional y fue cuando me enteré de que quien para el momento ejercía el cargo de vicepresidente de la República, había realizado una cadena únicamente para anunciar mi captura, transmisión que fue manipulada a su antojo llena de mentiras, es que obviamente el vicepresidente nunca dirá públicamente que fui secuestrado y vilmente torturado por sus secuaces y que realmente no he cometido delito, pero que en Venezuela ellos acostumbran a encarcelar a quienes piensan diferente o no están de acuerdo con las decisiones que toman.

El día 04 de octubre fui presentado en el tribunales, los fiscales pidieron a la juez que fuera privado de libertad y anunciaron los cargos de los que me acusaban. La juez nada más al verme sabía dentro de ella que yo era inocente, pero una vez más por temor al alto mando prosiguió a dictar la medida de privativa de libertad en mi contra. Obviamente la juez no va a intercambiar posiciones conmigo. Cabe destacar que para ese momento yo ya tenía más de 48hrs sin comunicarme con mi familia y sin tener acceso a mis abogados, a quienes pude ver por primera vez hace un mes atrás es decir a los 11 meses de estar secuestrado en el helicoide. Con esto quiero evidenciar parcialmente la continua violación a mis derechos a la que he sido sometido desde el primer día en el caí en las manos de esta dictadura despiadada. La juez me regalo una cocacola supongo que para librar un poco el cargo de conciencia que la invadía en ese desagradable momento en el que le aseguré que así como yo me veía no se ven los terroristas, así se ven los venezolanos que queremos un cambio en el país y que mi lucha también es por ella, para que pueda ejercer libremente su cargo y hacer valer verdaderamente la justicia en el Venezuela. Una vez culminada la audiencia fui nuevamente trasladado del Palacio de Justicia al El Helicoide pero esta vez no era una celda con 70 presos y una colchoneta la que me esperaba, era un pequeño espacio que los presos conocemos como el bañito o la máquina del tiempo como le llaman nuestros captores. Este es un sitio donde colocan a presos para torturarlos psicológicamente a veces también físicamente. Este pequeño espacio no puedes acostarte completamente estirado, no contiene ventilación alguna, es cerrado, por lo que me obligaba a respirar por la pequeña separación, la pequeña ranura que hay entre la puerta y el piso, no tiene luz, el calor es insoportable fácilmente comparable con un sauna, la puerta la abrían 3 veces para darme mi desayuno, mi almuerzo y mi cena, comida peor que esa no existe y es que el sólo pensar en la gente que hoy come de la basura me obligaba a comerla completa sin dejar nada de desperdicio, me enferme del estómago terriblemente supongo que gracias a la mala manipulación y cocción de estos alimentos. Pasé 17 días continuos en esa pequeña sucursal del infierno en la tierra, para luego ser devuelto a la celda mejor conocida como Guantánamo dentro de estos calabozos.

En este año he tenido la oportunidad de ver desde las entrañas a este régimen, es que me encuentro privado de libertad en la sede de la Policía que hoy, junto con otras, mantiene a Nicolás maduro y su organización criminal en el poder. He podido visualizar incontables torturas, detenciones forzosas, menores de edad presos injustamente, una empresa de extorsión que deja a familias enteras en ruinas, he evidenciado como muchos cada vez más se someten a vivir dominados por un pequeño grupo de criminales que no tienen más remedio que aferrarse al poder. He visto como desangran lentamente a los venezolanos pero lo que más me llena de optimismo es que he podido observar de cerca muy cerca el miedo que tienen estos opresores de que el pueblo se termine de unir convencidos de acabar con esta dictadura que sabe que su fecha de expiración se acerca cada vez más. Siento que cada vez que un sebin me mira, es como si se miraran en un espejo en un futuro no muy lejano. He vivido algo único en la historia de este organismo y de este centro de reclusión, dos motines en menos de seis meses y es que la explicación, la causa de esos motines, ellos y el mundo entero lo sabe, no es más que el derrumbe de todos los organismos de Estado llámense calabozos, ministerios, hospitales, mercados etc… gracias a una mala gestión, gracias a la desbordada corrupción que sufren todas las instituciones, es que han acabado con la seguridad, la salud, la alimentación, y la economía del país de una forma que ya no lo pueden ocultar.

No puedo decir que todo lo que he vivido a sido malo, por más de que esto no se lo deseo a nadie, aquí he conocido gente maravillosa, gente que tiene deseos de progreso y ansias de libertad, gente que vale la pena realmente aprovechar para un nuevo proyecto de país entre ellas civiles, diputados, concejales, alcaldes, periodistas, dirigentes estudiantiles, ex funcionarios e incluso me atrevo a decir que custodios y funcionarios activos de esta institución que están en contra de este régimen pero que no han tenido el valor de revelarse por temor a terminar como terminó nuestro hermano Oscar Pérez, José Díaz Pimentel entre otros. Por estas experiencias que me han hecho crecer no sólo como ser humano sino como ciudadano le agradezco todos los días a Dios, son lecciones que llevo dentro para que el día en que sea yo libre y en el caso de que mi país aun no lo sea, pueda yo aportar mi grano de arena para una verdadera liberación nacional y si el caso es que Venezuela logra la libertad antes que yo logre la mía personal pues esperar con ansias mi momento de salir a la calle y poder aportar significativamente para una gran reconstrucción de progreso, de unión y de verdadera justicia para mi país, sobretodo para el pueblo de Venezuela que tanto se lo merece. Una Venezuela potencia con la que sueño todos los días de mi vida donde los venezolanos no busquen emigrar sino más bien extranjeros deseen venir aquí. Venezuela ha perdido mucho talento en los últimos años, talento que está aportando para el crecimiento de otros países cuando deberían estar siendo recompensados justamente por aportar para el crecimiento de su país de origen VENEZUELA.

Quiero aprovechar esta oportunidad para enviarle a todo el país, a cada hogar y a cada venezolano un fraternal abrazo cargado de fortaleza, esa fortaleza que tanto necesitan millones hoy día para seguir RESISTIENDO en este difícil momento que estamos atravesando. Hoy se cumple un año desde que la dictadura me privó de libertad, son 23 diferimientos de audiencia preliminar, es un año separado de mi esposa e hijos, son meses sin ver el sol y aún así acá sigo batallando día a día porque rendirme nunca será una opción, siempre le apostaré a la vida, a la libertad y a Venezuela. Quiero que sepan que desde esta celda en la que me encuentro castigado desde hace 3 meses sigo lleno de fuerzas, cada día me convenzo más de que esto pronto va a terminar, nuestro país surgirá y se levantará de nuevo más unido y más fuerte que nunca.

HERMANOS LA ÚNICA LUCHA QUE SE PIERDE ES LA QUE SE ABANDONA. SIGAMOS ADELANTE UNIDOS CON FUERZA.

 

Comentarios

comentarios