article-thumb
   

La difícil travesía de venezolanas para dar a luz en Brasil

El Cooperante | 22 septiembre, 2018

Caracas.- La profundización de la crisis que afecta la población venezolana no solo ha generado un éxodo masivo de ciudadanos que abandonan el país en busca de mejores laborales, sino que también existe una dramática diáspora de mujeres embarazadas, quienes, al verse cercadas por la situación de colapso de los hospitales en Venezuela, deciden cruzar la frontera con Brasil para dar a luz a sus hijos en el estado Roraima, según refiere el diario español El País.

Le puede interesar — Venezuela ocupa el segundo lugar en peticiones de asilo en España: diariamente hay 56 solicitudes

La región menos poblada de la vecina nación, reporta un promedio de ocho mil partos al año. En el 2017, ante la oleada de venezolanos, referido número llegó a los doce mil, lo que equivale a un incremento del 50%.

Ante la llegada masiva de inmigrantes, una gran parte de los habitantes de Roraima se muestra resentida por la precarización de los servicios públicos y el alza de la violencia. Una tensión que ha crecido desde uno de los eventos xenofóbicos más recientes. A finales del mes pasado, un grupo de brasileños logró expulsar de manera violenta a cientos de venezolanos que vivían en Pacaraima, una ciudad de la frontera.

Se estima que alrededor de 127.000 inmigrantes han ingresado a Roraima entre principios de 2017 y junio de este año.


Con 42 semanas de gestación, la venezolana Verónica González, de 17 años, caminaba, un sábado de agosto, por el aparcamiento de la maternidad de Boa Vista —la única de todo el estado— por recomendación del médico. “Me han pedido dos horas para decidir si inducirán mi parto, ya que mi embarazo está muy avanzado”, explica la joven al lado de su padre. A pesar de estar ansiosa por el nacimiento de Saymar, su primera hija, la adolescente finalmente respira aliviada. Los últimos días, González inició una carrera contrarreloj para conseguir dar a luz en Brasil, según reseña El País.

Veronica González viajó 26 horas de autobuses deCaracas hasta Pacaraima para dar a luz en Brasil. Foto: El País

La escasez de insumos médicos en los hospitales de Venezuela obligó a González a viajar por más de un día en autobús desde Caracas, hasta Pacaraima. Al llegar hasta esa ciudad fronteriza, solicitó refugio en Brasil y después de dormir una noche ante a intemperie de una calle, continúo hacia Boa Vista.

Si hubiera decidido tener a mi hija en Venezuela, tendría que comprar todo lo necesario para el parto: gasas, toallas, medicamentos y hasta la bombilla de la sala del hospital. No es fácil encontrar esos artículos y, cuando los encuentras, son carísimos. Aquí ya sabía que todo sería gratis”, explica la venezolana, quien planea vivir durante los próximos meses con sus padres y hermanos en Roraima.

De igual manera, las inmigrantes embarazadas también eligen traspasar la frontera para huir de la alta mortalidad infantil de Venezuela, que tan solo en 2016 aumentó un 30,12% en relación con 2015, un porcentaje que representa 11.466 muertes de niños y niñas de menos de un año.

Aun a malas, podría haber tenido a mi hija en Venezuela, pero sería imposible mantenerla viva en esas condiciones sin los alimentos ni los medicamentos necesarios. Le he dicho a mi marido que me vendría a Brasil aunque él no quisiera”, indica Ana Carina Aires, de 23 años, mientras amamantaba a la bebé Ricarlys, de tan solo dos meses, en un albergue para refugiados venezolano en Boa Vista.

Para llegar hasta aquí he tenido que vender lo único que había conseguido ahorrar para mi hija: cuatro latas de leche en polvo, señaló Aires, quien salió de Valencia cuando tenía siete meses y ahora comparte refugio con otra pareja que tiene un bebé de diez meses.

La venezolana Andrea Rodríguez, de 20 años, atraviesa la frontera brasileña para hacer exámenes médicos. Foto: El País

Mientras las historias como las de Verónica y Ana son cada vez más frecuentes, la maternidad Nossa Senhora de Nazaré observa cómo la cifra de embarazadas venezolanas crece exponencialmente y sobrecarga los servicios médicos de ese estado.

“Hoy, de cada diez partos en la maternidad, cuatro son de venezolanas. Hemos sido el único estado en Brasil en el que la natalidad ha aumentado, algo que está totalmente relacionado con la llegada de tantas madres venezolanas que cruzan la frontera”, precisa Daniela Souza, coordinadora de vigilancia en salud de Roraima. “Necesitamos un hospital de campaña aquí en la capital para poder atender a todo el mundo”, resalta Souza, aludiendo al aumento de los partos.

Comentarios

comentarios