La dignidad revolucionaria se paga en lingotes de oro | El Cooperante
Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

Nacionales

La dignidad revolucionaria se paga en lingotes de oro

Caracas.- La épica que lleva 20 años buscando el chavismo – y vaya que a veces le han dado una ayudadita -, sigue sin cuajar. Desde el fracaso del 4F hasta el Sol de hoy, los que se dicen revolucionarios no han logrado armar la epopeya que suele acompañar a las revoluciones verdaderas, esa que en Venezuela no ha sido producto de guerra ninguna ni actos heroicos, como el asalto al Palacio de Invierno o La Toma de la Bastilla, sino de elecciones normalitas y un candidato cocinado y financiados en las mansiones de aquellos grupos de poder venezolanos (burgueses como les suelen decir) que bastante dinero pagaron por llevar a Hugo Chávez a Miraflores, sin contar con la deslealtad genética que contenía el ADN de aquel golpista.

Veinte años después, ni siquiera la barbaridad política que implicó «invadir» recientemente al país en unos botes de plástico, tres boinas verdes y un norteamericano bocón dirigiendo el asunto, les funciona para eso de inventarse una gloria cuando más lo necesitan. Porque frente a la trama de esa historia tan idiota, los que terminaron luciendo como responsables fueron,como siempre, los chicos del gobierno y por una sola y única razón: porque todo lo hacen mal, todo les sale mal, desde administrar el agua, la gasolina, los alimentos, las haciendas expropiadas, el gas, las escuelas, las universidades y, el colmo de los colmos, destruir la que fuera una de las industrias petroleras mas poderosa del planeta y la convirtieron en una chatarra. Un milagro siempre al revés es su norma, lo que ha generado que cualquier cosa que resulte mal, la gente se los endilga al gobierno, salte sapo o salte rama.

De allí que la gran «Batalla de la Dignidad por la Gasolina Importada«, que anunciaban como su próximo gran combate triunfal, donde se enfrentarían nada menos que con la armada estadounidense si estas osaban impedir la entrada de los cinco buques cargados de gasolina que el gobierno de Venezuela le compró a Irán en lingotes de oro contante y sonante, culminó en una gran nada. Los buques entraron sin problemas, ningún gringo maluco se los impidió y el ridículo de misiles desplegados en algunas islas venezolanas, significó nuevamente un gasto innecesario para asustar a nadie.

El asunto es que ahora no podrán hacer el mismo zaperoco con la entrada
«digna» de 1 millón 500 mil barriles de gasolina que les vendió Irán- algo que antes se producía en Venezuela como arroz-, porque quizás los venezolanos que ven VTV imaginan que esa cifra bastará para surtir de gasolina a todo el país. Y que se acabarán las colas de madrugada o los precios en dólares con delivery incluido, vagabundería a la que han llegado los encargados de «administrar» el combustible, los verdaderos capos de esta trama policial en que se ha convertido la historia del país.

Artículos relacionados

Investigación

Caracas / Foto Portada: Cortesía.- Habitantes de Fuerte Tiuna en Caracas pasan la cuarentena en silencio, protegidos por la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y...

Destacados

Caracas.- Un profesor de la Universidad de Miami experto en lavado de dinero en Latinoamérica se declarará culpable de intentar ocultar 3 millones de...

Destacados

Caracas/Foto portada: CNN Español.- El exmandatario de Bolivia, Evo Morales, se retractó este jueves de sugerir la creación de milicias armadas como las implementadas...

Destacados

Caracas.- El presidente de Datanálisis, Luis Vicente León, consideró este lunes que el reconocimiento brindado por el régimen de Nicolás Maduro a la nueva...