article-thumb
   

La dura crítica de la hija de Valentina Quintero contra el Gobierno y la piedra Kueka

El Cooperante | 13 mayo, 2018

Caracas, 13 de mayo.- Los pueblos originarios de Venezuela sufren más calamidades que las que creemos. Indígenas con VIH, sarampión, hambre y otros flagelos son el día a día de las comunidades que, por ley impulsada por el gobierno chavista, deben ser protegidas. Esto no solo ha sido reseñado por la prensa, sino también por usuarios de las redes sociales como la periodista Arianna Arteaga Quintero, hija de Valentina Quintero.

Lea también: Chyno insultó a hombre que le disparó a un perro en plena protesta en La Guairita





La también viajera, como ella misma se describe, criticó que se traiga la piedra Kuenka desde Alemania, donde reposa en los jardines del parque Tiergarten de Berlín, como parte del Proyecto Global Stone, desde 1998. “Con la catafarria de recursos que se usarán para traer a la piedra Kueka de Berlín a Venezuela, podrían atender, por ejemplo, los miles de casos de Sida entre los warao del Delta que viajan semanas en curiara para irse a Brasil donde viven en campamentos de Acnur“, dijo de entrada Arianna.

También comentó que con ese dinero, “podrían reimpulsar en turismo en Bolívar en lugar de hacerse la vista gorda mientras los pemones terminan en la mina destruyendo su propia tierra porque de qué más a van a vivir. Podrían enviar recursos a los wayuu en La Guajira cuyos niños se mueren de desnutrición y abandono. Podrían parar la minería en el Alto Caura donde las niñas sánema se prostituyen entre los mineros para sobrevivir”.

Ironizó con que “es más chévere llenarse la bocota con frases populista de reivindicación de los derechos de los indígenas que realmente procurarles los medios para que tengan una vida digna. -si no conocen el caso de la Kueka, googleen. Yo la vi y la toqué en Berlín y amé verla en ese parque, quizá sí estuvo mal llevársela, pero peor es ponerse en esta necedad cuando nuestros indígenas son los más brutalmente golpeados por la crisis que este gobierno tiene 20 años instaurando y ahora quiere seis más para ‘resolverla'”.


Finalmente, criticó que se siga adelante con el proyecto del Arco Minero que, según expertos, será el ecocidio de los sectores donde se instale.

 

Con la catafarria de recursos que se usarán para traer a la piedra Kueka de Berlín a Venezuela, podrían atender, por ejemplo, los miles de casos de Sida entre los warao del Delta que viajan semanas en curiara para irse a Brasil donde viven en campamentos de Acnur. Podrían reimpulsar en turismo en Bolívar en lugar de hacerse la vista gorda mientras los pemones terminan en la mina destruyendo su propia tierra porque de qué más a van a vivir. Podrían enviar recursos a los wayuu en La Guajira cuyos niños se mueren de desnutrición y abandono. Podrían parar la minería en el Alto Caura donde las niñas sánema se prostituyen entre los mineros para sobrevivir. Pero no, es más chévere llenarse la bocota con frases populista de reivindicación de los derechos de los indígenas que realmente procurarles los medios para que tengan una vida digna. -si no conocen el caso de la Kueka, googleen. Yo la vi y la toqué en Berlín y amé verla en ese parque, quizá sí estuvo mal llevársela, pero peor es ponerse en esta necedad cuando nuestros indígenas son los más brutalmente golpeados por la crisis que este gobierno tiene 20 años instaurando y ahora quiere 6 más para “resolverla”.- Esta fue mi dosis de bilis, me la perdonan, pero los indígenas me han abierto el corazón a su manera de ver la naturaleza como la madre de todo y no puedo no opinar esta vez. Qué lindo arrasar un territorio con el infame Arco Minero, pero les traemos su piedra para que se queden mansitos.

Una publicación compartida de Arianna Arteaga Quintero (@arianuchis) el

Comentarios

comentarios