La enredada historia de los infiltrados y sus infiltrados | El Cooperante
Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

Opinion

La enredada historia de los infiltrados y sus infiltrados

Caracas / Opinión .- La verdad es que la más reciente temporada de La Invasión Imperialista había comenzado a ponerse aburrida. De tanto repetir desde Miraflores que «Ahí viene el lobo, ahí viene el lobo», ya nadie le creía versión alguna a los funcionarios, ocupados como estaban los venezolanos en  asuntos menos trascendentes como hacer mercado con un salario mínimo o levantarse a las 4 de la mañana para agarrar el poquito de agua que  de manera intermitente  les deparaba el destino.

Pero ahora, encerrados pandemia adentro, no nos  quedó otro camino que fijar el entendimiento en esta nueva conspiración con miras a determinar quién es el bueno de la película, en qué consiste realmente la trama, si estamos frente a una comedia  o un drama y cuánto cobraron algunos protagonistas a pesar de que la cosa fue un fracaso de taquilla.

Como los buenos investigadores en la TV, sería buenísimo desplegar en una pared  las fotos y los nombres de algunos involucrados y unirlos mediante rayas de colores que dibujen sus nexos, así como uno que otro stickers con una interrogante grandota encima, porque preguntas es lo que sobran en esta historia.Sin ir muy lejos, el gobierno anuncia que ya van por 45 el número de capturados quienes, según las fotos, venían en unas lanchas demasiado pequeñas para tanta gente. Y por si fuera poco, adelantaron algunos nombres y fotos que solo condujeron a   interrogantes cada vez más grandotas. Por ejemplo,  mostraron una  foto con tres invasores detenidos y alguien en la sala de investigadores amateurs gritó » Bingo»¡, porque descubrió que uno de los detenidos es el Primer Teniente Jairo Bethelmy, quien apareció en la pantalla de Telesur el 30 de Abril, asegurando a cámara que ese día lo llevaron engañado a la Plaza Altamira para dar un golpe de Estado: Militar explica cómo fue engañado para participar en el golpe de Estado.

«Ayer a las 6 de la tarde nos mandaron a buscar nuestros uniformes para recibir condecoraciones y una noticia que nos cambiaría la vida», asegura frente a la periodista de Telesur…»Nos mandaron a buscar  porque al penal de Tocoron habían ingresado mil fusiles…La reunion iba a ser aqui en Altamira, el punto de salida iba a ser aqui hacia Tocoron. Pero cuando llegamos nos entregaron brazaletes y nos dijeron que se trataba de un golpe de Estado.  Alli se encontraban el Comandante Rafael Pablo Soto Manzanares, de la GN.  Estaba el mayor Sequea, que son dos hermanos y el comandante Sanchez Ilich… Nos comunicamos con mi mayor general Rodriguez Cabello y combinamos con el cómo ingresar a base aérea La Carlota. Nos vinieron a buscar e ingresamos…Esto es otro sabotaje de la derecha golpista que lo que quiere es que nos enfrentemos, militares contra militares, pero le demostramos de nuevo que no van a poder…»dijo el teniente Bethlemy, el mismo que ahora aparece detenido como invasor. ¿O es un infiltrado? ¿O fue un infiltrado desde el año pasado, cuando el alzamiento en La Carlota?  ¿O le perdonaron el alzamiento a cambio de que se infiltrara en este?

Pero las dudas sobre los y las infiltrados e infiltradas no terminan allí. Porque ocurre que otro de los oficialmente involucrados, Martín Eduardo Álvarez García, detenido el domingo 3 de mayo en  Macuto, es hermano  de Luis Álvarez García, viejo socio del empresario peruano Atahualpa Fernández Arburu, que está al frente del Grupo Atahualpa y de Agua Tiuna,  empresas que tiene contratos y alianzas con el Ministerio de la Defensa de Venezuela. De hecho, Alvarez García tiene otra empresa con Fernandez Arburu en República Dominicana, Cool Sculpting Stetic, un centro de cosmetología y belleza registrada en 2016. El peruano Fernandez Arburu tenía otras doce empresas registradas en el estado de La Florida pero, por razones que hoy lucen obvias,  están inactivas y decidió registrar otras cuatro empresas en la República Dominicana, una de ellas con el venezolano Alvarez García, hermano del presunto invasor, lo que luce como una trama paralela de este complot donde el dinero también protagoniza lo suyo.

Y si bien a  esta serie  le faltan varios capítulos centrales- seguramente incautados o censurados-, la trama todavía no ha logrado convencer a la mayoría de los espectadores, quienes tratan de rellenar los espacios en blanco de acuerdo a sus creencias. Aunque llegará el momento en que todos nos cansaremos de semejante trabajo de imaginación, que tan caro se tasa en Netflix, y regresaremos a ejercer  la vida real, algo que le causa  al gobierno más pánico que una invasión de verdad . 

Artículos relacionados

Destacados

Caracas/ Foto portada: Twitter.- El primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, advirtió este lunes al presidente (E) de Venezuela,...

Destacados

Caracas.- Nicolás Maduro y el canciller de Rusia, Serguei Lavrov, se reunieron la tarde de este viernes en el Palacio de Miraflores, con el...

Destacados

Caracas/ Foto portada: Prensa presidencial.- Nicolás Maduro aseguró la tarde de este jueves que ha sostenido reuniones de diálogo con todos los sectores de...

Vitrina

Caracas.- ¿Nicolás Maduro se ha mudado de oficina? Desde hace dos semanas despacha los asuntos del Ejecutivo en un pequeño salón privado y no en...