Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

Sucesos

La extraña desaparición de tres estudiantes de la Ucat que están a punto de graduarse

Caracas/Foto Portada: La Nación.- Tres estudiantes de la Universidad Católica del Táchira (Ucat) se encuentran desaparecidos desde la noche del jueves cuando fueron vistos por última vez en un local nocturno de la avenida Ferrero Tamayo de San Cristóbal.

 Lea también: #CrónicaLetal: “El Zapatero” del mal que llegó a El Valle y le arrancó la vida a cuatro niños

Los jóvenes fueron identificados como María Laura Ferrer, Dexsi Martínez y Francisco Carrillo, quienes fueron vistos en el restaurante Vermut Resto-Bar de la entidad, lugar donde estuvieron compartiendo y vestían sus camisas de la promoción debido a que están a punto de graduarse en Mercadeo.

En otras publicaciones dadas a conocer por sus amigos en las redes sociales, afirmaban que habrían sido secuestrados al salir del local nocturno, pero esta información no fue confirmada por autoridades o familiares.

De acuerdo al medio La Nación, la preocupación por la desaparición de los jóvenes aumentó cuando se aseguró que el vehículo en el que se movilizaban fue encontrado abandonado en la avenida Carabobo de la entidad.

También las autoridades en búsqueda de pistas habrían encontrado ropa, que pudiera ser de ellos, así como cabello de mujer que pareciera haber sido cortado.

Los dueños del local difundieron un comunicado, donde afirmaban que los hechos se suscitaron después del cierre del establecimiento, en otro lugar de la ciudad, afirman que dentro del local no se registró ningún secuestro.

Artículos relacionados

Internacionales

Washington ha aumentado la seguridad en los alrededores del Congreso tras el asalto del pasado 6 de enero

Destacados

Se espera que en el transcurso del mes lleguen al país vecino otros cinco millones de dosis

Destacados

Se espera que en las próximas horas se firmen nuevos acuerdos en materia económica con el Gobierno de las Antillas

Destacados

Al menos 15 000 personas fueron trasladadas a refugios y unas 500 viviendas quedaron entre los escombros