article-thumb
   

La fastuosa boda de la hija de Javier Alvarado la paga nuestra oscuridad

Elizabeth Fuentes | 3 abril, 2019

Caracas.- Justo cuando el país vive en la peor de las incertidumbres – ¿me llegará la luz, se me descompondrá la comida, se me se habrá ido el agua, podré pagar la cisterna?-, nos anuncian desde Madrid que uno de los responsables de semejante desgracia, el expresidente de la Electricidad de Caracas, Javier Alvarado Ochoa, anda de lo más ocupado estos días afinando los detalles de la fastuosa boda de su hija, que se efectuará el próximo sábado 6 de abril.

Le puede interesar: Algunas cisternas las están llenando con aguas del río Guaire

Como un guión en dos tiempos, podríamos imaginar entonces que mientras cuatro niños prematuros morían en Venezuela porque la falta de luz apagó sus incubadoras, Alvarado probablemente andaba de lo más angustiado porque el chef Ramón Freixa (dos estrellas Michelin), no había decidido el menú definitivo que irían a disfrutar los más de 200 invitados a su ágape.

Mientras decenas de venezolanos hacían colas kilométricas para buscar agua y otros aún más desesperados se lanzaban al río Guaire, seguramente Javier Alvarado ya había seleccionado la mejor champaña posible para brindar por los recién casados. Y mientras el estado Zulia ardía durante días sin luz ni agua, la familia Alvarado contaba felices a sus amigos que seleccionaron el prestigioso Club de Tiro de Somontes para la boda porque “es un paraíso, formado por dos fincas independientes, rodeadas de un maravilloso entorno natural. Entre pinos, encinas y alcornoques, se pueden observar gamos, ciervos, jabalíes,… Es un lugar privilegiado”, como asegura el mánager del Club.

De hecho, fue espacio de recreo de los Reyes, pero ahora está a disposición de quienes, como los Alvarado, puedan celebrar la boda de su hija “en un lugar de ensueño con las máximas comodidades”. Comodidades que incluyen menú infantil, estaciones de comida para vegetarianos o celiacos, barra de postres, fuentes de chocolate, todo exquisitamente atendido por personal uniformado para el servicio de gala e incluye vajillas de porcelana y cubiertos de plata, así como servicio de babysitter, de parqueos y traslado o cualquier pequeña cosa que necesiten los invitados.


Que habrá de todo en la boda – el menú por comensal, sin bebida, ronda los 300 euros-, porque el dinero no es problema para Javier Alvarado desde que se dejó sobornar por la empresa española Duro Felguera para que le otorgaran contratos con el Gobierno. Y menos aun cuando su hijo lo puso en contacto con Alejandro Betancourt para realizar el tremendo negocio de las plantas eléctricas que los convirtió a todos en millonarios de la noche a la mañana.

Y para eso dejaron a un país a oscuras y en quiebra. Para mostrar groseramente el dinero mal habido mientras seguramente la mayoría de los invitados saldrán del bacanal murmurando pestes a sus espaldas o haciendo chistes sobre sus exageraciones. Los mismos que se tragarán todo ese dinero en comidas y bebidas pero a la hora de la verdad negarán su amistad y ni un chocolate le llevarán a la cárcel, donde sus carencias lo nivelarán a la mayoría de los venezolanos.

Estas son imágenes del club donde se efectuará a fastuosa boda.

 

Comentarios

comentarios