article-thumb
   

La fuerza tranquila de Juan Guaidó pone a correr a Nicolás Maduro

Elizabeth Fuentes | 30 enero, 2019

Caracas/Foto de portada: AP.- Nicolás Maduro le ruega a Donald Trump que hable con el, que se reúnan “para que vea que soy de verdad…” Pero Trump no solo lo ignora, sino que llama a Juan Guaidó para ofrecerle su respaldo.

Le puede interesar: Lo que usted no conoce de Interbanex, la empresa que opera en el mercado de divisas

Maduro quiere mostrar el apoyo militar, entonces se hace grabar con toda la dificultad de su sobrepeso trotando al lado de generales en uniformes de guerra. Pero el video no llega a hacerse viral porque la imagen genera más chistes que rechazo y entonces lo publican en cámara lenta o le agregan la música del filme Carros de Fuego. Pero ni aún así logra llegar al TT que obtuvo el #Guaidochallenge, tan popular que puso hasta a Miguel Bosé a retratarse con su capucha, otro más burlándose del presunto Guaidó que mostró Jorge Rodríguez como prueba definitiva de una reunión que no le importó a nadie.





Maduro aparece dentro de un tanque anfibio, otra vez disfrazado y rodeado de militares, pero Guaidó – con el Fiscal y el TSJ oliéndole los pasos-, camina con dificultad entre tanta gente que quiere verlo de cerca, rodeado esta vez de estudiantes de la UCV que le regalan una bata con sus firmas y pacientes del Hospital Clínico que le piden ayuda.

Maduro graba un video casi a medianoche para sensibilizar al pueblo norteamericano porque Donald Trump anda buscando repetir la guerra de Vietnam en Venezuela y Guaidó amanece caminando por Caracas para revisar el resultado de la protesta que convocó para defender la democracia, donde más de uno vio a policías motorizados haciéndoles desde lejos la señal de victoria.

Mientras Maduro reza entre cuatro paredes con representantes de la iglesia evangélica y le encarama un nuevo cargo a Delcy Rodríguez -encargada del desarrollo de los proyectos del Movimiento Cristiano por la Paz-, Guaidó declara que no le importa lo que haya decidido el TSJ porque el no piensa salir del país “Lo que realmente quiero es que los venezolanos regresen”.





Y así van: Maduro trota, corre, reza, amenaza y ruega, todo en una semana que se le ha hecho infinita. Aunque todavía le falta por escuchar al Parlamento Europeo reconociendo a Guaidó como Presidente y tener que volver a ver a ese muchacho y su fuerza tranquila encabezando la inmensa manifestación nacional con la se inaugurará febrero, otro mes que amenaza con volverse inolvidable.

Comentarios

comentarios