Connect with us

La Lupa

La gran ausente de la sesión del TSJ donde se conspiró contra ocho alcaldes opositores

Publicado

/

Caracas, 25 de mayo.- Gladys María Gutiérrez fue la gran ausente de la sesión de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en la cual se ordenó poner freno a las manifestaciones y barricadas en ocho alcaldías de la oposición.

En sí,  la Sala Constitucional solicitó a ocho alcaldes opositores que garanticen la circulación y despejen los obstáculos en las vías, y advirtió que su incumplimiento podría derivar en penas de prisión y repetir éstos la historia de los opositores Enzo Scarano y Daniel Ceballos en 2014.

Lea también: Con amenazas de cárcel: TSJ busca poner freno a protestas en bastiones de la oposición

Pero se esperaba que Gutiérrez no estuviera presente en el acto, ya que versiones no oficiales aseguraron que se separó del cargo como presidenta del TSJ para irse a España.  Sin embargo, también se dijo que era por motivos de salud.

En tal sentido, las  “razones personales” que la llevó a su salida del TSJ tenía como objetivo un cargo diplomático, pero hasta la fecha no se ha hecho oficial. 

Venezuela está sumida desde el pasado 1° de abril en una ola de protestas en rechazo a una decisión del TSJ de asumir las funciones del Parlamento, medida que aunque fue revertida en parte, abrió una crisis política que Nicolás Maduro busca conjurar con una Asamblea Constituyente, según datos de EFE.

Advertisement

Lea también: Las siete medidas que deberán cumplir alcaldes opositores para evitar ser encarcelados por el TSJ

En concreto, los alcaldes deben “realizar todas las acciones y utilizar los recursos materiales y humanos” para “evitar que se coloquen obstáculos en las vías y mantenerlas libres de barricadas, residuos, escombros y de cualquier otro elemento”. Además impedir “reuniones en la vías públicas que coarten el libre tránsito”. El TSJ puntualizó que los mandamientos de amparo cautelares son de cumplimiento obligatorio y, que en caso contrario, se aplicará la sanción prevista en el artículo 31 de la Ley Orgánica de Amparo sobre Derechos y Garantías Constitucionales, que prevé un castigo “con prisión de seis a quince meses”.



Tendencias