article-thumb
   

El cercado camino de la comunidad LGBT en Venezuela en medio de la homofobia chavista

Luis De Jesús | 28 junio, 2018

Caracas.- La lucha por el respeto y el reconocimiento de los derechos de la comunidad de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales (LGBT) en Venezuela parece ser un objetivo que el Gobierno madurista ha desestimado, a pesar de vociferar constantemente un respaldo a la sexodiversidad del país.

Lea también: Tamara Adrián: “Pocos avances en derechos LGBT son por presencia cubana en Venezuela”

Desde la política, la homosexualidad ha sido estigmatizada; sin embargo, algunos dirigentes han expresado abiertamente sus preferencias sexuales. Aún así, el proceso de aceptación y adecuación de las leyes para la comunidad LGBT en el país tiene un camino que aún no es del todo claro, sobre todo, con una Asamblea Nacional (AN) que se encuentra en un desacato, según alega el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).





El chavismo estuvo frente al Parlamento por más de 15 años y en ninguno de ellos debatió algún proyecto de ley que reconociera los derechos que tanto ha esperado la comunidad sexodiversa, como el matrimonio igualitario y la adopción homoparental. En enero de 2014, la organización LGBT Venezuela Igualitaria entregó a la antigua directiva chavista de la AN un borrador del Proyecto de Ley de Matrimonio Civil Igualitario en Venezuela.

La Carta Magna establece en su artículo 205 que la discusión de los proyectos de ley presentados por los ciudadanos deberá iniciarse “a más tardar en el período de sesiones ordinarias siguiente al que se haya presentado”. Es decir, el proyecto de ley debió discutirse a partir del mes de septiembre de ese mismo año, pero Diosdado Cabello, quien para ese momento estaba en la presidencia parlamentaria, nunca lo incluyó en la agenda de debate.


En las elecciones legislativas del 2015, los venezolanos eligieron por primera vez a una mujer transexual para ocupar una curul. Se trata de la abogada y activista por los derechos LGBT, Tamara Adrián, quien se encuentra desde hace más de diez años en un litigio para que el TSJ le reconozca identidad de género. 

Le puede interesar: Tamara Adrián, la mujer que tiene 13 años esperando que el TSJ reconozca su identidad

Adrián manifestó en una entrevista ofrecida a El Cooperante sentir una “gran frustración” porque llevar una ley a aprobación en las condiciones actuales del país implicaría que “sea engavetada” a fin de que el máximo tribunal no la declare inconstitucional. Por ello, afirmó que “salir de la dictadura” es la única manera de tener derechos iguales.

En contraste, el excoordinador nacional del Movimiento Sexodiverso y exdirector de la oficina de la Diversidad del gobierno del Distrito Capital, Leandro Villoria, resultó electo por el oficialismo en una consulta interna para postularse como candidato parlamentario para los comicios que se realizaron en diciembre de 2015, pero no fue tomado en cuenta por los directivos del Partido Socialista Unido de Venezuela y responsabilizó por la exclusión a Jorge Rodríguez, jefe del comando de campaña Bolívar-Chávez para ese entonces.

Villoria, en entrevista ofrecida a esta redacción, reconoció que dentro del chavismo “hay una corriente conservadora”, aún así cree que “dentro de la revolución”  van a lograr la libertad plena de derechos. “Hay casos de homofobia, pero se va a ir avanzando en eso, porque ser revolucionario es saber que hay cosas que mejorar”, aseguró.

El activista enfatizó que tienen “la plena seguridad” de que avanzarán con la Asamblea Nacional Constituyente, ahora presidida también por Cabello. “No hay otra vía, sabemos que es cuesta arriba si se modifica la Constitución a través de un referendo consultivo”, dijo.

Homofobia desde la raíz

Estas personas afectas al oficialismo parecen obviar que en reiteradas oportunidades el mismo presidente Nicolás Maduro ha utilizado un lenguaje discriminatorio para referirse a la preferencia sexual de algunos dirigentes de oposición. Como los constantes ataques hacia el exgobernador Henrique Capriles, a quien ha llamado en plena cadena nacional “Mariposón” o “Capriloca”.

La misma historia se repite con la ministra para Asuntos Penitenciarios, Iris Varela, quien en una oportunidad llamó a Capriles “tremendo pato” y ha usado cualquier tipo de calificativos despectivos. En el 2013, el diputado Pedro Carreño arremetió también en contra del opositor durante una sesión plenaria: “Este homosexual dice ‘águila no casa moscas’. No, responde, homosexual. Hay que decirle, acepta el reto, maricón. Hay que ser serio.

A esta lista se le suma, además, el expresidente de la Comisión Presidencial para la Reforma Policial, Freddy Bernal, quien en el 2015 dijo durante una entrevista en Globovisión que un homosexual puede ser funcionario policial siempre y cuando no demuestre públicamente su apetencia sexual porque “va en contra de la estructura” de formación de lo que debe ser un policía. “Imagínate, un oficial de policía que quiera ponerse camisa rosada o se pinte los labios. No sé en otras partes del mundo, pero en Venezuela eso no va con nuestra cultura”, manifestó Bernal.

En marzo del 2017, Leandro Villoria denunció “abuso de poder” cuando Carolina Cestari, la jefa de gobierno del Distrito Capital, había mandado a allanar y cerrar el centro que prestaba apoyo y asistencia a personas LGBT. “Cestari ha sido ampliamente homofóbica, lo decimos sin miedo, somos revolucionarios, no es la primera vez que cierra algo relacionado a la diversidad sexual”, resaltó Villoria.

En declaraciones para El Cooperante, Villoria manifestó que Cestari, recién llegada a su cargo, también intentó derogar el decreto número 006, en el que se declara a Caracas como territorio libre de homofobia, transfobia y cualquier tipo de discriminación sexual.

“La hipocresía del régimen”

La abogada Adrián aseguró que es la “hipocresía del régimen” y que si el chavismo hubiese querido hacer algo a favor de la comunidad LGBT, ya se hubiese hecho. Consideró la parlamentaria que Venezuela “se quedó de último” cuando se evidenció que aproximadamente el 80% de la población latinoamericana se han logrado avances en materia LGBT.

Giovanni Piermattei, presidente de la organización Venezuela Igualitaria, dijo a El Cooperante que Venezuela se encuentra inmersa “en un caos sociopolítico” que ha servido de argumento para continuar postergando el debate del matrimonio igualitario, restándole prioridad al tema LGBT. “Este caos que vive Venezuela desde hace 18 años no se compara con ningún otro país latinoamericano en el cual se ha avanzado en estos últimos años”, expresó el activista.

El 15 de mayo de 2016, la AN había aprobado por unanimidad un acuerdo que declaraba el 17 de mayo como “Día contra la homofobia,  la transfobia y la bifobia”, pero el TSJ, en respuesta a una solicitud realizada por el Bloque de la Patria, dejó sin efecto las sesiones realizadas durante el mes de abril y mayo de ese mismo año.

En este contexto, Adrián aseguró que desde la AN deben “ser más agresivos” y aprobar el matrimonio igualitario en el país para que sea el TSJ el que eventualmente esté en la palestra y se demuestre dónde están los intolerantes, “pero eso evidentemente significaría que estaríamos en un país normal, cosa que no sucede”.

Adrián expuso que desde el Parlamento se tomó la decisión de proceder a discutir en primera discusión las leyes que fueron redactadas en el año 2016 y llevarlas a segunda discusión “cuando los vientos cambien y se tenga la certeza de que van a ser implementadas efectivamente”.

Comentarios

comentarios