Connect with us

La Lupa

La "invasión pacífica": miles de rusos huyen de su país y pagan mucho por eso

A golpe de sobornos, los rusos logran salir de su país para evitar que el gobierno los envíe como carne de cañón a Ucrania, donde Moscú comienza a sentir el rigor de una guerra que ha dejado miles de víctimas y millones en pérdidas económicas. El viaje puede costar hasta 250 dólares, una fortuna para el ruso promedio, cifra que es repartida hasta con los militares que cuidan la frontera

Foto del avatar

Publicado

/

Caracas/Foto: Cortesía.- Ante la fuga masiva de familias completas hacia países fronterizos, el gobierno ruso ha dicho que "Si un ciudadano  fue convocado a efectuar su servicio militar,  le será rechazado el pasaporte internacional", documento  que los rusos necesitan para poder salir del país y viajar a casi todo el exterior.  Por ahora,  solo pueden salir sin ese documento  a  Armenia, Bielorrusia, Kazajistán y Kirguistán, aunque  también a   Turquía, que no exige visado. De modo que  esos destinos fueron los primeros en ser "invadidos pacíficamente" por millares de rusos  que huyeron de su país horas después del anuncio de Putin de aumentar a 300 mil los reservistas que serán enviados a la guerra en Ucrania.

Lea también: Revelaciones políticas que se dicen en un mundo más exigente y que no gustarán a muchos

En un reportaje publicado por el portal KP de Ucrania,  cuentan la versión de los choferes que trasladan a los rusos hacia el exterior y narran los diversos métodos de la fuga, práctica que  comenzó desde febrero pasado y básicamente incluye  a hombres de 18 a 55 años. O a familias completas que huyen con su esposo o hijos en esas edades  "Hay una verdadera cacería: el comando militar  saca hombres de las calles para reponer las filas militares", dice uno de los transportistas  que se niega a dar su identidad y no posee celular.

"La fuga  es un procedimiento largo. Hay varias personas involucradas en la cadena: no solo yo como conductor, sino también guardias fronterizos, policías de tránsito e incluso, a veces, la oficina del comandante militar. No te diré qué y cómo, solo diré que todos aman el dinero. Por eso planifico el viaje con mucha anticipación y construimos entre todos  la ruta para que podamos parar en todos los puestos por donde se puede sacar un pasajero y donde están los oficiales que "no se darán cuenta" de que mi pasajero está en edad militar," dice el chofer.  Y agrega que lo que llama "La eliminación de hombres" no es barata: unos 250 dólares aproximadamente..."Me queda menos de la mitad de este dinero, el resto va a otros miembros de la cadena."

- Siempre tuvimos un buen flujo de pasajeros, los buses nunca salían vacíos. Ahora ha aumentado el número de personas mayores que abandonan Donetsk. Durante los últimos dos o tres días, la mitad del autobús son personas mayores de 60 años. Claramente no huyen de la movilización, pero lo más probable es que vayan a pasar el invierno con sus hijos o familiares, dice otro chofer.

Según él, la aparición de un hombre menor de 55 años en el autobús significa automáticamente que el cruce de la frontera rusa se retrasará por varias horas.

- El viaje es caro: de 100 a 250 dólares o euros, y está claro que, habiendo tomado ese dinero, no dejamos a nadie a su suerte. Los hombres en la frontera a menudo son llevados para interrogarlos a las habitaciones donde se sientan los oficiales del FSB. Todo este tiempo esperamos pacientemente y explicamos a los pasajeros: cualquiera, incluso mujeres, puede estar en el lugar de estos hombres, - explica.  Y asegura que las colas son interminables y pueden durar hasta ocho horas.Pero a las filas inmensas de familias huyendo de Rusia por temor a que sus esposos o hijos sean reclutados, se une ahora la lista de sanciones aprobadas por la Unión Europea más las iniciativas particulares de algunos países, como Turquía, que se suma a la serie de presiones que buscan ahogar a la ya mermada economía rusa.

En una  breve declaración, la presidenta de la Comisión Europea Ursula von der Leyen, y el Alto Representante de la UE para Política Exterior, Josep Borrell,  presentaron el más reciente paquete de sanciones (el octavo desde el inicio de la agresión rusa) donde  se proponen nuevas prohibiciones a importaciones de productos rusos en el mercado único europeo, por un  valor de 7.000 millones de euros,  además de que se extiende el veto a las exportaciones europeas en el campo militar y tecnológico con el que la UE busca minar la capacidad del Ejército ruso.

Advertisement

Von der Leyen también planteó que se dejen de ofrecer servicios europeos a Rusia y que se prohíba a ciudadanos europeos sentarse en los consejos de administración de empresas estatales rusas.  Igualmente se mencionó la posibilidad de fijar un precio máximo al petróleo ruso en un intento por reducir los ingresos de Rusia y estabilizar los mercados. Aunque la jefa del Ejecutivo europeo ha señalado que están a la espera de que Bruselas ponga sobre la mesa la “base legal” para aplicar ese techo al precio del crudo. 

A esta mala noticia para Vladmir Putin se le suma la decisión de Turquía de renunciar al sistema de pagos ruso Mir, poco después de que  Estados Unidos advirtiera a las empresas e instituciones turcas que de hacer  negocios con Rusia podrían enfrentarse a sanciones.De hecho, tres bancos públicos turcos que permitían  las transacciones con este sistema ruso, incluida la retirada de efectivo,  anunciaron  que renunciaba al uso de este sistema, sumándose a otros dos bancos privados que lo habían hecho la semana pasada.   De modo que el funcionamiento de las tarjetas bancarias rusas Mir se reduce  ahora a un puñado de países cercanos a Moscú, entre ellos Bielorrusia. El viernes, Uzbekistán anunció la suspensión por motivos técnicos de este sistema.

Turquía, un país muy dependiente del gas y del petróleo ruso, no se había plegado a las sanciones occidentales contra Rusia tras la invasión de Ucrania y se ha convertido en  uno de los países que ha recibido un importante flujo de ciudadanos rusos desde que Putin anunció reclutar y movilizar a 300 mil reservistas más para fortalecer la invasión a Ucrania.



Tendencias