article-thumb
   

La liberación express de Zambrano le salió pésimo al Gobierno y sus batequebraos

Elizabeth Fuentes | 18 septiembre, 2019

Caracas.- El grupo batequebrao sigue sin pegar una: lo que creyeron sería un éxito, tanto para ellos como para sus aliados del Gobierno, se ha revertido en su contra. La liberación express del diputado Edgar Zambrano, lejos de leerse como un primer y meteórico gran logro de su diálogo de embuste, lo que ha hecho es catapultar el liderazgo de un hombre hasta ahora bastante comedido y sin mayor gracia, quien salió con veinte kilos menos de peso pero con más exposición pública y una garra política afilada y hasta ahora desconocida.

Le puede interesar: Ramos Allup: “Formar parte de una asamblea del Psuv no es cargo público”

Pareciera que le bastó a Zambrano quitarse el flux y entrar a las mazmorras del régimen para salir como Clark Kent sin lentes, un político valiente con un discurso de ganador, que nunca agradeció nada a sus captores ni a la seudo oposición que se acaba de inventar el régimen. A minutos de estar en la calle confirmaba sus creencias de siempre, convencía y emocionaba.





Sin un ápice de temor, apenas salió, Zambrano se lanzo contra el Gobierno: “Fue una situación bastante complicada donde la Constitución estuvo ausente durante los 135 días que permanecí tras las rejas… La política tiene sus mecanismos de recomposición, que es lo que en efecto ha sucedido ahora. Hace rato que la política se nos ido diluyendo entre las manos y lo correcto es que la política buena funcione, la de carne y hueso… en una democracia no deben existir prisioneros políticos, deben respetarse los derechos humanos..mi prisión es injusta, violatoria de la Constitución, de la institución universal de la inmunidad parlamentaria, de los Derechos Humanos…”.

Y le agradeció a su familia ( “fue lo más duro”, dijo con lagrimas), al parlamento nacional, “ese cuerpo del cual formo parte legítimamente electo, a mi organización política, AD, y a todos los factores de la sociedad democrática venezolana que coadyuvaron a obtener esta libertad…” Pero ni una flor chiquitica le lanzó a sus supuestos liberadores, quienes seguramente querrían arrogarse el gesto de haberlo sacado de la cárcel a cambio de un acuerdo oscuro donde a nadie se le ha permitido leer la letra chiquita.

Sin miedo a volver a la cárcel, Zambrano acusó al gobierno con todas las letras: “Mi captura fue prácticamente un secuestro. Fui capturado por unos señores que nunca se identificaron, en plena violación de mis derechos políticos”.
Y recordó el oscuro pasado del chavismo golpista y su fin fracasado:” A los militares debe aplicarse la tesis Caldera, quien liberó a todos los integrantes de las asonadas militares del 4F y 27N contra un gobierno legítimamente electo. Ese mecanismo puede ser aplicado en esta oportunidad…”.





Luego de 135 días preso, Zambrano agradeció a Dios, a Venezuela por su solidaridad y “a mis compañeros de la AN por su apoyo humano y moral». A nadie más. Con ganas de seguir dando la pelea, se reincorpora a la Asamblea Nacional y se lanza a dirigir una campaña por la liberación de los presos políticos, anunciando una serie de caminatas por todo el país, la primera de las cuales se iniciará este sábado 21 de septiembre en Barquisimeto, desde el Parque Ayacucho hasta el Monumento Manto de María.

El hombre que entró a la cárcel sobre una grúa, poniéndole difícil la tarea a sus captores, salió con 20 kilos menos y unas ojeras enormes, pero también con un objetivo claro y la piel más dura para enfrentarse nuevamente a los mismos de siempre.

Comentarios

comentarios