article-thumb
   

La Nueva Asamblea I: Oposición tiene el reto de recuperar la institucionalidad del Parlamento

El Cooperante

Roberta Stabile.- A escasos 102 días para que se juramente la nueva Asamblea Nacional, ceremonia que la Constitución estipula debe celebrarse el 5 de enero del venidero 2016 y para lo cual está previsto que se elijan a los nuevos diputados el próximo 6 de diciembre; El Cooperante evalúa los retos de la alternativa democrática para recuperar la institucionalidad del Poder Legislativo.

Ramón-Guillermo-AveledoEn este sentido, el diputado del extinto Congreso de la República, Ramón Guillermo Aveledo asegura que el papel de la asamblea es triple.  En primer término, es explícito en indicar que tiene como obligación legislar para todos.

En segunda instancia, dice que en el Capitolio hace falta ponerse a trabajar en lugar de permitir un exagerado uso de la Habilitación. Por último sostiene que es necesario reformar el reglamento de interior y debates del Poder Legislativo. “Debe estar orientado hacia el respeto de las minorías”, a juicio del exparlamentario.

Con urgencia se debe recuperar “el espacio para la discusión abierta, democrática, tolerante y respetuosa”

Por su parte, Andrés Velázquez, actual diputado a la AN, es enfático en que uno de los propósitos de una mayoría parlamentaria “democrática” debe ser “devolverle la institucionalidad que ha perdido  la Asamblea Nacional”.

andrés-velasquezCoincide con Aveledo en que se tiene que reformar de manera inmediata el reglamento de interior y de debates, en aras de que se recupere “el espacio para la discusión abierta, democrática, tolerante, respetuosa y de reconocimiento de todas las fuerzas políticas” que hacen vida en El Capitolio.

Equilibrio en las comisiones 

Velásquez, como Aveledo, subraya la importancia del respeto a las minorías. En tal sentido expone que se debe rescatar el equilibrio en cada una de las comisiones permanentes de la institución, es decir, que se reconozca el peso de la bancada democrática y voceros de la misma sean incorporados en cada una de estas, de acuerdo a su capacidad.

“Antes, cuando eso funcionaba de esa manera, los sectores democráticos de oposición o a quienes no tuvieran mayoría en el parlamento y de acuerdo a sus representantes le correspondían presidencia y vicepresidencia de cada una de las comisiones de acuerdo a la fuerza establecida o representada en el parlamento. Eso dejó de ser así y el sector oficialista se apoderó de  toda la directiva del parlamento, de todas las comisiones”, fustiga el representante del estado Bolívar.

Mano dura con los ministros que no cumplen

be2d500a-ac7b-40ad-b3be-3831c7ca5212

Andrés Velásquez explica que es importante que el espacio de deliberación y legislación pueda interpelar a los ministros que no cumplan con su misión y responsabilidad.

Precisa en este orden de ideas, que la falta de control del gasto público ha permitido la proliferación de “tantos actos de corrupción” debido a conductas “favorecedoras de la impunidad” por parte del Gobierno.

Aveledo igualmente manifiesta que los abanderados de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) que ganen un curul en los próximos comicios deben ser cuidadosos en la aprobación de presupuestos, de créditos adicionales, de endeudamientos, así como con la revisión de las cuentas de los ministros para poder hacer un “verdadero” seguimiento.

La nueva directiva 

lilianahernandezLiliana Hernández, otrora integrante de la primera Asamblea Nacional después de aprobada la Constitución de 1999, recalca que, para que se respete a todos los grupos que conforman este poder público, en la nueva junta directiva que se conforme en enero de 2016 tiene que haber la representación de todos los factores del quehacer polìtico nacional, “a efectos de que todo el mundo se sienta participando y protagonista en el desarrollo parlamentario”.

“Es fundamental que se recuperen los espacios de discusión de los asuntos de interés nacional y que deje la Asamblea de ser dirigida como una especie de cuartel, donde el superior da una orden y eso tiene que cumplirse, donde dejen de cortarse los derechos de palabra, donde se permita efectivamente un debate sobre todos los asuntos que le interesen a los ciudadanos del país”, puntualiza Velásquez en torno a como debe actuar quienes sean electos como máximas autoridades del Palacio Federal Legislativo.

Aveledo considera importante que se elija un presidente o presidenta que actúe como la cabeza de un poder del Estado. “En la historia de Venezuela, hemos tenido presidentes como Mario Briceño Iragorri, Andrés Eloy Blanco, como Luis Beltrán Pietro Figueroa (…) necesitamos presidentes que recuerden a esa entidad”.

¿El equilibrio en la AN garantiza el fin de los problemas de los venezolanos?

Hernández, quien concuerda con Aveledo y Velásquez en que el respeto de las minoría es el primer paso para institucionalizar el órgano, puntualiza que “el respeto tiene que ser clave para el desenvolvimiento de los debates y  la búsqueda del consenso de país”.

“En la Asamblea Nacional deberían estar todos los sectores productivos del país, viendo a ver en qué política tiene que desarrollarse (…) que permita que salgamos de la crisis política en la que estamos”, comenta para responder la interrogante de la importancia del equilibrio.

Dice Aveledo al respecto que la comisión delegada tiene que estar enfocada en ser plural. “Actualmente al no haber presidentes y vicepresidentes de la oposición, la comisión delegada ha quedado de “un solo color”, cuestiona. 

 

 

Comentarios

comentarios