article-thumb
   

“La peor etapa de tortura”: Maduro propuso crear el Ministerio de Inteligencia Policial

El Cooperante | 27 mayo, 2019

Caracas.- Ante la escasez de funcionarios de confianza a su alrededor y la necesidad de controlar las instituciones policiales, de seguridad e inteligencia, Nicolás Maduro pretende crear un Ministerio de Inteligencia policial.

Lea también – El 46% de los venezolanos cree que la mejor opción para salir de Maduro es la fuerza

La periodista Sebastiana Barráez aseguró en un artículo publicado para Infobae que este fue un proyecto que propuso “poco después de tomar el poder”, y al frente del cual siempre tuvo como candidato al ahora mayor general del Ejército Iván Hernández Dala, que es jefe de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) y Jefe de la Guardia de Honor Presidencial.

La tenebrosa Dirección General de Policía (Digepol) que dio paso a la Dirección de los Servicios de Inteligencia y Prevención (Disip) con la que entró Hugo Chávez al poder y luego cambió a Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin, bajo control policial), que se mantiene con Nicolás Maduro, y a la que debe sumarse la Dgcim, que es militar. Ambos organismos, policial y militar, están escribiendo la peor etapa de tortura y violación a los derechos humanos en el país“, agregó Barráez.

“El cuarto de los locos”

Un militar torturado en la sede principal de la Dgcim, le reveló a Barráez que existe una celda exclusiva para los militares castigados, la cual es angosta y lúgubre.

“Se le llama el cuarto de los locos, porque quienes son llevados, salen de ahí como si estuvieran locos“, dijo el militar. “En ese centro militar se empezó a aplicar una modalidad cruel y violenta desde la llegada del coronel (Ej) Rafael Antonio Franco Quintero, quien encontró apoyo en el mayor (GNB) Alexander Gramcko Arteaga, director de Asuntos Especiales de la Dgcim”, sumó la profesional de la comunicación.

Afirmó que Franco hizo de los “tenebrosos” sótanos de la Dgcim una especie de “campo de concentración”, imponiendo normas atroces para anular la voluntad de los detenidos, “someterlos, controlarlos y destruirles autoestima”. Franco fue sustituido por el coronel Hannover Esteban Guerrero Mijares, quien inicialmente eliminó algunas de las praxis aberrantes impuestas por Franco y abrió tímidamente el compás de respeto a los derechos humanos de los detenidos, “pero eso duró poco tiempo”.

 

Comentarios

comentarios