article-thumb
   

Polarización desinfla al Potro y catapulta a Chino y Nacho

Admin

Saimar De Santis.- La situación política venezolana ha logrado colarse en casi todos los aspectos de la vida en el país, incluida la parte artística. Muchos cantantes, actores, animadores y otros han sido señalados o vetados por su posición política, tanto por organizadores como por el propio público.

En el pasado Festival Suena Caracas, los cantantes Chino y Nacho recibieron críticas y hasta amenazas por redes sociales de seguidores del gobierno actual cuando se anunció que participarían en el concierto organizado por la Alcaldía de Caracas. Hoy, y tras seis días de su estreno, el vídeo de Me voy enamorando ha logrado casi 4 millones de visitas y es alagado por la crítica nacional e internacional.

Los Cadillac’s, cantantes y ex compañeros de grupo de Chino y Nacho, también lograron buenos resultados con su canción Me Marcharé, en la que comparten crédito con Wisin. Con 5 millones de visitas desde su publicación en marzo, muchas personas atribuyen al cantante puertorriqueño el éxito, aunque otros dicen que la canción es buena, aunque los cantantes sean abiertamente chavistas.

Sin embargo, ni Yandel pudo ayudar a que el vídeo de Como yo te quiero, de El Potro Álvarez, pasara las 200 mil visitas, aunque haya tenido un éxito moderado en las radios venezolanas. En los comentarios del perfil de YouTube, muchas personas afirman que aunque es buena la canción, es una burla que el exministro de Deporte y miembro del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) gaste en una producción audiovisual de tal nivel en la situación económica que vive Venezuela.

La polarización también afectan 

Se ha hecho común que se toque el tema político cuando una producción es hecha por artistas que comulgan con el proceso actual. En el caso del cine, el mejor ejemplo fue la competencia entre las dos versiones de la vida de Simón Bolívar: El hombre de las Dificultades, protagonizada por financiada por el estado, no cumplió con los objetivos. Incluso duró muy poco en las salas de cine debido a la poca receptividad del público.

A consecuencia de esto, el gobierno procedió con la transmisión del film por cadena nacional y así llevarla a los ojos de los venezolanos, como resultado se produjeron más críticas negativas hacia la producción y a Roque Valero como actor.

Libertador, una nueva producción protagonizada por Edgar Ramírez, llegó a las pantallas sin apoyo del gobierno. Esta película, coproducción entre Venezuela y España, rompió las expectativas del cine venezolano y a dos días de su estreno fue calificada como la mejor producida, comparada con films hollywoodenses. Incluso, estuvo prenominada a los premios de la academia.

La situación ha hecho que los artistas más apegados al proceso migren a televisoras estadales en las que ya se están haciendo producciones artísticas con financiamiento oficial. Por otra parte, muchos artistas opositores han migrado a países como EEUU y Colombia, y los que se quedan se exponen a ser censurados si sus producciones no son del agrado del gobierno nacional.

Comentarios

comentarios