article-thumb
   

La prostitución en Venezuela ya es idéntica a la cubana

Danny Leguízamo | 9 mayo, 2018

Caracas, 9 de mayo.- Un período especial al mejor estilo cubano. Para eso se ha preparado Nicolás Maduro. O al menos esto es lo que señalan las fuentes. Que el régimen alista un plan para intercambiar petróleo por alimentos con países como Rusia, pues la crisis ya está alcanzando niveles que podrían desatar tragedias impronunciables.

Lea también – Escándalo sobre propagación del sida en los waraos ha llegado al New York Times





Pero, en realidad, el período especial al estilo cubano ya empezó desde hace mucho tiempo en el país. Primero porque la crisis es un hecho. Segundo, porque las operaciones swap con el oro ya son común denominador en el Gobierno para proveerse de liquidez, cuya escasez se incrementa a medida que Pdvsa continúe el declive de la producción, quizás, estiman algunos analistas, hasta llevarla a un cierre técnico; es decir, Venezuela dejaría de ser un exportador neto de petróleo. Y tercero, porque Nicolás Maduro y toda su cúpula, piensan que no existe viraje posible.

Pero como la crisis es un hecho irreversible por un buen tiempo, las consecuencias también. De allí que ahora el país sea un calco de Cuba. Casi idénticos. Esa fue la promesa de Hugo Chávez. Que Venezuela algún día llegaría a ser como el “mar de la felicidad” (sic). Ya lo es.

Ahora el país se ha convertido en un mercado para el turismo sexual, igual que en Cuba. Abundan los reportajes al respecto. Más que reportajes, realidades palpables, por ejemplo, en Puerto La Cruz, en donde menores de edad ofrecen sus servicios a extranjeros, principalmente asiáticos. La tarifa es en dólares. Adiós a los bolívares. Nadie quiere bolívares. En Cuba nadie quiere pesos. Allá en Cuba hay un malecón famoso. Pero Venezuela, por sus dimensiones, tiene varios.


Y entonces las mujeres comienzan a prostituirse por comida. También como en Cuba. La comunidad internacional comienza a aislarnos. También como a Cuba. Y la carne y el pollo son bienes de lujo que no puede adquirir cualquiera, como en Cuba, donde por cierto, hay libreta de racionamiento, como los Clap en Venezuela. Allá en Cuba hay balseros. En Venezuela hay balseros de aire, de tierra y de mar. Toda una tragedia comunista cubana replicada en un país otrora próspero como Venezuela.

Allá va Nicolás Maduro, camino de su segunda presidencia. Y allá va el país, en pleno período especial al estilo cubano, con la industria petrolera destruida y una oposición incapaz de unificar discursos y estrategias políticas frente al adversario.

Comentarios

comentarios