article-thumb
   

La respuesta de Jesus Faría a Díaz Rangel es un misil contra la corrupción chavista

Elizabeth Fuentes | 17 julio, 2018

Caracas.- En una carta larga dirigida al director de Ultimas Noticias, Eleazar Díaz Rangel, quien cuestionó  la propuesta de Jesús Faría  en relación a  levantar el control de cambio,  el dirigente chavista no dejó piedra sobre piedra en cuanto a lo que ha sido la política económica  del Gobierno y sus nefastas consecuencias para los venezolanos.

Algunas veces entre líneas y en otras “claro y raspao”, Faría lanzó algunas perlas que merecen rescatarse dentro de su minuciosa respuesta a Díaz Rangel, quien sigue sin comprar la idea de eliminar el control de cambio con  argumentos tales como  “si al eliminar el control de cambio, la posición de los multimillonarios, ¿habrá cambiado?”, olvidando que si algo ha producido estos 20 años de chavismo han sido miles de nuevos multimillonarios que lucen sus bienes mal habidos sin vergüenza ninguna, aquí y en el exterior.

Le puede interesar: Factores de Diosdado Cabello comienzan a disparar intrigas contra Nicolás Maduro

La respuesta de Faría contiene afirmaciones del siguiente calibre:

En estos momentos estamos en uno de los niveles más bajos de reservas internacionales per cápita de toda nuestra historia (cerca de US$ 8,5 millardos). Debemos recordar que ese descenso de las Reservas se produjo por caída del ingreso petrolero, pago de deuda, importaciones y fuga de capitales. Este último factor es responsable en buena medida de la situación actual de nuestras Reservas  y de la economía en general. Paradójicamente, lo que tantos temen ocurra en libertad cambiaria (la fuga de capitales) ya sucedió dramáticamente con el control de cambios.

No estamos proponiendo un sistema que afecte el ahorro internacional de la nación. Ese ya fue dilapidado en tiempos de control de cambio.

Hay quienes afirman que la libertad cambiaria es neoliberal y manifiestan que el control de cambios es revolucionario (algunos afirman incluso que es parte del socialismo). A ellos le recordamos que los controles fueron aplicados por revolucionarios de la talla de Luis Herrera, Lusinchi y Caldera; en tanto que la libertad cambiaria existe en países como China y Vietnam dirigidos por Partidos Comunistas.

El dogmatismo, por parte de unos, e intereses perversos por parte de otros, (los que roban y especulan al amparo del control de cambios), motorizan el ataque en contra de un cambio absolutamente necesario en materia de política económica.

Lo cierto es que en defensa de su tesis, Jesus Faría ha disparado directo al corazón de la corrupción chavista, amparada desde el año 2003 en los rigores del control de cambio. Basta con mencionar a Cadivi y Cencoex para recordar los miles de millones de dólares que se fugaron del país por esa vía entre los años 2004 y 2012,  control que sigue siendo utilizado hoy día por la cúpula corrupta y que ha generado que se  disparen los precios en el mercado negro del dólar, generando la hiperinflación  que mantiene a la población venezolana hambrienta a costa de la ganancia de algunos pocos que especulan a su antojo.

La tarea fundamental de la política económica es derrotar la hiperinflación, señala Farías en la carta Díaz Rangel, la cual es motorizada esencialmente (no exclusivamente) por la especulación cambiaria. Todos los precios se forman de manera especulativa en función del precio de la divisa en el mercado “negro”, el cual, a su vez, es determinado abiertamente por la especulación y la arbitrariedad con fines inconfesables… la especulación con el precio de la divisa se desata con el control de cambios y éste ha sido incapaz de detenerla. Eso es irrefutable.

Quizás lo único que le faltó tocar a Faría en su carta fue la conexión que pudiera existir entre el actual control de cambios y el chantaje político que ejerce el gobierno sobre la población humilde cuando le cambia cajas de comida importada por lealtad y votos.

Porque de levantarse el control cambiario, los empresarios privados podrían importar la materia prima, repuestos, maquinarias, etc.  para producir más barato en Venezuela  lo cual bajaría el precio de los alimentos y, en consecuencia, Miraflores  perdería esa arma tan vergonzosa llamada CLAP, que les ha permitido ganar elecciones  a costa del hambre y la miseria de millones.

 

Comentarios

comentarios