Connect with us

Investigación

La última carrera de Rodolfo Vargas, el férreo entrenador que fue asesinado en el 23 de Enero

Publicado

/

Lysaura Fuentes.- “Era un burro trabajando; es decir que no se cansaba, trabajaba de sol a sol con los muchachos. Fue para los niños como un segundo padre”, así se expresó Juan Nieto de su cuñado, Rodolfo de Jesús Vargas, de 54 años de edad, el entrenador de béisbol que fue asesinado por sujetos encapuchados en su vivienda, ubicada en la calle El Descanso, sector Monte Piedad, de la parroquia 23 de Enero, municipio Libertador de Caracas. El suceso lamentable ocurrió el lunes a las 03:00 de la madrugada.

(Foto: Lysaura Fuentes) Cortejo fúnebre de Rodolfo Vargas

(Foto: Lysaura Fuentes) Cortejo fúnebre de Rodolfo Vargas

Rodolfo Vargas hizo del campo La Planicie, situado en la mencionada zona popular, su lugar especial para enseñar a los más jóvenes lo que le gustaba: el Béisbol, por ello tras su lamentable muerte sus allegados, familiares, amigos y alumnos le rindieron este miércoles un último adiós, en ese sitio que él consideraba su segundo hogar.

(Foto: Lysaura Fuentes) Homenaje al entrenador de béisbol

(Foto: Lysaura Fuentes) Homenaje al entrenador de béisbol

El campo de béisbol de La Planicie se llenó de color, a pesar de la fatídica muerte del querido entrenador, habían globos por todos lados y el terreno estaba marcado con la frase: “En honor al profesor y amigo Rodolfo Vargas, Q.E.P.D”.

(Foto: Lysaura Fuentes) Homenaje al entrenador de béisbol

(Foto: Lysaura Fuentes) Homenaje al entrenador de béisbol

Los niños, pupilos de Rodolfo, de entre cuatro a 18 años de edad, se hicieron presente en este encuentro con su uniforme membretado, con el nombre del equipo “Apolo”, para rememorar a su profesor. Los llantos y las palabras sollozas no faltaban, y más cuando llegó al terreno de juego, el cortejo fúnebre, donde llevaban el ataúd del entrenador. En ese momento, todos los asistentes al evento no dejaron de mirar con tristeza e impotencia el féretro de Vargas. Entre murmullos decían “no es justo que esto le pase a un inocente”, otros expresaban “no se merecía morir de esa manera”. Era un momento de luto y de miradas que manifestaban el dolor por una pérdida.

Lea también ¡Luto en el campo de juego! Asesinan a entrenador de béisbol en el 23 de Enero

Los pequeños inocentes, quienes veían a Rodolfo como su mayor inspiración para tener un futuro en el mundo beisbolero, en medio de cantos deportivos homenajeaban a su entrenador, mientras que el ataúd era paseado por cada base del diamante. Rememorando las enseñanzas y las prácticas diarias del profesor.

(Foto: Lysaura Fuentes)

(Foto: Lysaura Fuentes)

Rodolfo era fundador y entrenador del equipo Li Menor “Apolo”, donde impartía clases a niños de cuatro a 18 años de edad en las categorías de béisbol semillero, preparatorio y preinfantil. Tenía al menos 25 años enseñando a menores. “Era comprometido con la organización, con el béisbol menor, en La Planicie y en el Distrito Capital. Era muy exigente, muy trabajador. Preparaba a los niños como adultos de 14 o 15 años para que aprendieran a vivir en una zona tan difícil como esta (23 de Enero). Fue tan duro que fue exitoso en esas tres categorías”, expresó Nieto.

(Foto: Lysaura Fuentes)

(Foto: Lysaura Fuentes)

Jhorbis Arteaga, quien entrenó con Vargas desde los tres años, lo recuerda como “él tenía su carácter hacia los peloteros, pero nosotros lo entendíamos, era muy humilde desde que lo conocíamos adicto al béisbol, le gustaba que nosotros diéramos el 100%, que no bajáramos la cabeza. Las experiencias que tuve con él fueron inolvidables, era como mi segundo padre”.

La justicia divina

Advertisement

Zulay Nieto, esposa de Rodolfo Vargas, no podía contener su ira y dolor por la muerte de su compañero de vida. Afirmó a El Cooperante que para ella solo existe la justicia divina. “No existe la justicia, pero sí la divina, tememos muchísimo por nuestra vidas ahora, he pensado en mudarme”, manifestó en medio de llanto.

(Foto: Lysaura Fuentes)

(Foto: Lysaura Fuentes)

La esposa del entrenador finalizó con estas palabras: “Le pido al Gobierno que se vaya. Realmente esto no tiene un rumbo ni un horizonte, yo nunca pensé que esto me iba a pasar. Me quedan ganas de irme”.

(Foto: Lysaura Fuentes)

(Foto: Lysaura Fuentes)

Rodolfo Vargas partió terrenalmente, pero su legado deportivo quedó en sus pupilos, quienes lo recordarán en cada partido y en cada hazaña.

(Foto: Lysaura Fuentes)

(Foto: Lysaura Fuentes)





Tendencias